Panorama Cajamarquino

Solidaridad y Fuerzas Armadas

Por: Francisco Javier Arroyo Cobián (*)

Los últimos desastres naturales debidos a El Niño Costero, aparte del fuerte impacto social y económico que ha ocasionado, también ha traído la grandeza de la solidaridad que existe en el pueblo peruano, sentimiento y valor humano que brota desde el fondo del alma para brindar apoyo y ayuda a cambio de nada.

Estos sentimientos se han visto cuando desde muchos recónditos de la patria, grandes y pequeños llegaron con el aporte de diversos donativos para los damnificados que clamaban por ayuda.

Ahí es donde se destaca la presencia de la Fuerzas Armadas que una vez más cumplen su labor, hasta poniendo en peligro su vida, llegan a lugares devastados para dar comida, ropa, techo, arreglar caminos, tender puentes, aliviando la desgracia en pobladores, que en muchos casos lo perdieron todo. Pero ahí están presentes salvando vidas por tierra, mar y aire, hecho que ha sido reconocido por toda la ciudadanía.

Una vez más el soldado se hace presente para la ayuda a cambio de nada, en su rol que antes cumplió en la pacificación del país, sentando las bases para tener un país estable con crecimiento y desarrollo y, aunque a veces no fueron apoyados y fueron encarcelados o procesados como es el caso de los Comandos Chavín de Huantar, nuestros héroes, están presentes en donde la patria los necesite, brindando de manera profesional los servicios que sean necesarios. Todo esto nos lleva a pensar que aparte del agradecimiento debemos potenciar a nuestras Fuerzas Armadas, al haber demostrado que también en los desastres juegan un rol fundamental.

Muchos se esforzaron en desacreditarlas, pero con sus acciones han demostrado todo lo contrario y son el insomnio de los antimilitaristas.

Por todo lo expuesto decimos: A la vanguardia siempre soldado unido a la historia, marinero bronceado del mar peruano y arriba siempre arriba las alas vencedoras de nuestros pilotos hermanos.

(*) Exalcalde de Cajamarca, expresidente regional, excongresista de la República.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *