Panorama Cajamarquino

Torrenciales lluvias mantienen en alerta permanente a autoridades

Adoptan medidas de prevención ante temporada de precipitaciones en el distrito de San Felipe.

San Felipe, 08 (Por: Huver D. Flores Cruz).- Tras la caída de torrenciales lluvias en el distrito de San Felipe, provincia de Jaén, las autoridades ediles han tomado cartas en el asunto y de manera inmediata iniciaron la descolmatación de quebradas, zanoras y limpieza de vías carrozables que han quedado colapsadas en diversos caseríos.

Tras las coordinaciones hechas por el alcalde distrital de San Felipe, Eduardo Mora Cueva, y del gerente general Willy Coronado Cisneros, ante el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, y otras entidades del Estado, lograron que de manera oportuna pongan a disposición de San Felipe maquinaria para realizar trabajos de prevención en el caserío El Tambo.

En ese sentido, el burgomaestre exhorta a las familias de los otros caseríos afectados, a mantener la calma, toda vez que la municipalidad está pendiente de ellos y se está tocando puertas a fin de lograr el apoyo de los órganos correspondientes, porque la maquinaria edil no es suficiente para atender emergencias en varios sectores del distrito de San Felipe.

Mora agradeció el respaldo del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, así como de la Municipalidad Provincial de Jaén, Proyecto Especial Jaén-San Ignacio-Bagua, quienes respondieron enviando su maquinaria.

“Vamos a continuar consiguiendo más apoyo y esperamos que las puertas no se cierren al momento de solicitar ayuda”, indicó la autoridad edil.

LLEGA AYUDA

Se informó, por otro lado, que los alcaldes provincial de Jaén y distrital de San Felipe, Walter Prieto Maitre Eduardo Mora, respectivamente, y la representante del Comité de Damas del gobierno local de Jaén, Doris Cayatopa Jara, llevaron ayuda humanitaria a los caseríos Kilómetro 81 y El Tambo de San Felipe.

Entregaron fideos, galletas, aceite, agua, leche y arroz, plásticos, colchones, frazadas, herramientas y alimentos para ser repartidos entre las familias damnificadas.

“Tenemos la obligación moral de apoyar a nuestros hermanos que lo han perdido todo y son quienes atraviesan este mal momento. Con los pocos recursos que contamos y sin afectar nuestras labores de emergencia nos solidarizamos con estos pueblos que aún necesita más ayuda”, manifestó Prieto.