Panorama Cajamarquino

Caseríos Palo Blanco y Los Porongos solicitan a autoridades ser reubicados

Temen caída de nuevos huaicos, porque los cerros de los alrededores están inestables. El agua que están bebiendo no es potable.

San Juan de Licupís (Chota).- Los pobladores de los caseríos de Palo Blanco y Los Porongos, del distrito de San Juan de Licupís, provincia de Chota, solicitan a las autoridades ser reubicados, tras verse seriamente afectados por varios deslizamientos y porque las constantes lluvias han convertido a los cerros circundantes en inestables.

Palo Blanco registra numerosas grietas en el suelo, como consecuencia del agua que recorrió por las calles del pueblo. Los vecinos han colocado costales con arena para evitar la inundación del colegio de secundaria.

Las seis familias que viven en Palo Blanco han abandonado sus casas por varias semanas. Toda la comunidad ha dormido en las partes altas por temor a inundaciones, pero ya han retornado a sus viviendas.

En tanto, Los Porongos es el más afectado por el huaico que caído del cerro Panza Negra, ha destruido el pequeño jardín de tres ambientes en construcción y parte del local provisional en el que funcionaba el jardín Luceritos de amor.

DERRUMBES

El camino rural que va de Maychil a Palo Blanco y Los Porongos presenta numerosas zonas de derrumbes, grandes y pequeñas, causando la pérdida de varios campos de cultivo y que el terreno sea inseguro.

Los pobladores, en declaraciones a Santa Mónica Radio, manifestaron que el 25, 26 y 27 de marzo cuando las lluvias fueron fuertes y continuas sintieron mucho temor, y ahora están preocupados porque los huaicos podrían caer otra vez y porque la tierra ha quedado movida e inestable.

BLOQUEOS

La trocha carrozable que conduce a estos pueblos ha quedado inservible. En varios tramos presenta grietas y tierra acumulada. El camino de herradura también es inseguro y está entrecortado. El trayecto de Maychil a Palo Seco presenta dos derrumbes grandes y otros pequeños.

Igualmente, manifestaron su preocupación porque el agua que beben no es potable. El sistema que poseían ha sido afectado por los deslizamientos. Además, pidieron al Estado ayuda para reconstruir su canal de riego que también ha sido afectado.