Panorama Cajamarquino

Prioridad en servicios básicos

La recuperación de las condiciones de vida para los damnificados por El Niño Costero se ha convertido en una prioridad para el Gobierno, y los esfuerzos por alcanzar esa meta se han multiplicado en diversos frentes, a fin de que la atención llegue de manera efectiva y focalizada a los que lo perdieron todo y que ahora enfrentan carencias por efectos del fenómeno natural.

Para superar esas deficiencias originadas por la anomalía climática, el trabajo preponderante de las autoridades será la rehabilitación de los servicios públicos, puesto que se trata de aquellas características básicas y mínimas de una calidad de vida propia de un país encaminado a la modernidad. Mientras la gente aún carezca de agua potable y servicio de alcantarillado, por ejemplo, la recuperación del Perú tras El Niño Costero solo será una quimera.

Y esa prioridad está marcada por la rápida acción del Estado en tres etapas bien definidas. En primer lugar, la respuesta inmediata a la emergencia centró todo empeño del Estado en socorrer vidas humanas y en evacuar a las personas que enfrentaban serios riesgos por las torrenciales lluvias, el desborde de ríos y el deslizamiento de huaicos. Además, se acopió y distribuyó la mayor ayuda humanitaria posible, y se ofreció información a los ciudadanos para la evacuación de lugares en peligro.

Ahora se ha procedido a la segunda etapa: la rehabilitación de los servicios públicos. Los medios han informado cómo las copiosas lluvias hicieron colapsar las plantas de agua potable y los sistemas de aguas servidas, ambos elementos vitales para la población urbana. De allí la preocupación de las autoridades por recuperar pronto los centros de potabilización y la red de evacuación, básicos para mantener la salud de la gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *