Panorama Cajamarquino

Cajamarca la región más pobre del país

Por: Francisco Arroyo Cobián (*)

Fruto de las oportunidades pérdidas es el claro ejemplo que nuestra Cajamarca presenta hoy, porque de acuerdo a los informes del INEI, seguimos ocupando el último lugar en el mapa de pobreza.

Es una realidad que no podemos ocultar por la vergüenza que nos invade al conocer, una vez más, que no se supo aprovechar las épocas de bonanza que se tuvo y al igual que cuando se desperdició el tema “del guano”, que significó para el mundo triplicar los rendimientos agrícolas, nunca se aprovechó en el Perú y se terminó con un país endeudado, que con la incapacidad y desaciertos de sus gobernantes no supimos cambiar el destino de la historia.

Hoy nuevamente se posee la más alta tasa de población con pobreza y extrema pobreza por no tener una eficiente inversión pública y la alta población rural en la región. Recuerdo que en la gestión cuando me desempeñe como autoridad ocupábamos el sexto lugar, a pesar de no poseer un canon que nos pudiera hacer despegar, pero ahora se comprueba que a partir del 2010 más del 50 % de su población era pobre y esta situación persiste, continúa hasta la fecha.

Sobre este caso el estudioso Federico Arnillas fundamenta que esta situación se debe a que la región cuenta con una población rural estimada en 66 % de pequeños productores agrarios y la menor asignación del gasto público per cápita, colocados por los tres niveles de gobierno local, regional y central, con lo cual combinados ambos aspectos, se traducen en importantes deficiencias en servicios públicos de salud y educación, lo que dificulta también promover mejoras en la productividad.

Por otro lado, el economista Pablo Secada determina que esta situación se genera porque “el gobierno bajo la administración de Gregorio Santos invirtieron poco en la cosecha del agua, pese a la necesidad de la población. Había dinero pero Santos tenía su agenda propia”. Situación que cualquier cajamarquino puede apreciar en los presupuestos asignados al sector agricultura durante su mandato y que subsiste hasta la fecha, a pesar de nuestros airados reclamos y que por soberbia, incapacidad y falta de conocimiento no se modifica.

También se contempla que esta realidad se manifiesta por la gran cantidad de conflictos sociales generados por la explotación minera, que de un lado no existió la política de evitar la contaminación ambiental y por el otro lado el cumplimiento de la agenda proambientalista con intereses subterráneos netamente político-partidarios.

Sin temor a equivocarnos, debo manifestar que urge cambiar la situación de ubicarnos en esta situación que es comparable con la historia del guano manifestada líneas arriba, que de tener un país pobre logró tener ingentes recursos, pero que quedó tan pobre como antes, por la incompetencia y corrupción de sus gobernantes.

Recibimos canon desde el 2000, pero desde ese año elegimos autoridades incapaces que logren que tanta riqueza nos saque de la pobreza, pues ni siquiera tienen capacidad de gasto, no logrando llegar ni al 45 % de ejecución presupuestal y lo no gastado es revertido al Tesoro Público, a pesar de tener tantas necesidades.

“El mendigo sentado sobre el banco de oro”, tiene sombrero cajacho.

(*) Exalcalde de Cajamarca, expresidente regional, excongresista de la República. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *