Panorama Cajamarquino

Cambios aprobados

El Gobierno y las fuerzas políticas representadas en el Congreso han demostrado que cuando se deponen los intereses partidarios y, por el contrario, existe una genuina libertad de diálogo y preocupación por los problemas del país, las diferencias no son obstáculos para lograr consensos amplios que beneficien a todos los peruanos. Un claro ejemplo de ello es la aprobación de la ley que permitirá la reconstrucción de las zonas afectadas por las lluvias e inundaciones generadas por El Niño Costero, y que recibió 90 votos a favor, 18 en contra y apenas una abstención.

Es cierto que el proyecto del Poder Ejecutivo ha sido aprobado con modificaciones introducidas por las diversas bancadas, pero precisamente de eso se trata el diálogo político, esta vez encarnado en el presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, y en los voceros de los distintos bloques legislativos, que negociaron, concedieron y alcanzaron acuerdos para obtener un texto único.

Entre los cambios aprobados figura la facultad de la Contraloría General de la República de realizar fiscalizaciones previas y posteriores a las obras, sugerida por algunas bancadas, pero manteniendo el control concurrente y vinculante que proponía Palacio de Gobierno. Además, se ha consignado la obligación de que los contratos que se firmen con terceros incluyan cláusulas anticorrupción y resolución por incumplimiento.

También se observó la convocatoria a empresas privadas para las acciones de control, con determinados requisitos. El texto final ha encomendado esta tarea a la Contraloría, que a su vez podrá contratar dichas compañías. Y para quienes estaban preocupados porque en este proceso se reduzca el papel de los gobiernos regionales y locales, el texto aprobado fija un plazo de 90 días para que el Consejo de Ministros presente su plan de reconstrucción, previamente coordinado con estas instancias de gobierno, tanto en el plan original como en las modificaciones que se propongan en el futuro.