Panorama Cajamarquino

El hijo putativo

Cuando Mario Vargas Llosa escribió “Pantaleón y las visitadoras” la novela tuvo mucho éxito y años después fue llevada al cine y el papel del capitán Pantaleón Pantoja lo hizo el hoy ministro de cultura, Salvador del Solar. Pero todo ello era parte de la ficción y Pantaleón solo organizó un plan de administración de visitadoras a su base para satisfacer las necesidades sexuales de sus soldados.

Hoy, en la vida real, una historia dantesca y casi increíble nos habla de la historia del “Capitán Carlos” papel real que fue interpretado por Ollanta Humala Tasso, expresidente del Perú, y que a años de los sucesos han salido a la luz una serie de hechos macabros que muestran a un capitán del ejército sanguinario y cruel.

Cuando Ollanta estaba en campaña para ser presidente, salieron a luz denuncias que lo acusaban de haber participado en crímenes en Aucayacu, la selva peruana, en donde Ollanta lideraba una base militar antisubversiva. Pero todo quedó en lo teórico y no se pudo probar los hechos criminales que se le atañían y Ollanta llegó a ser presidente del Perú.

Amílcar Gómez era en 1992 un senderista de 15 años que se hizo amigo del Capitán Carlos el día que se entregó como terrorista arrepentido. Ollanta (Capitán Carlos) Lo adoptó como uno más de su grupo y lo convirtió en un soldado del Ejército Peruano y que seguiría vinculado a él por el resto de sus días. Aquel día se convirtió en su hijo putativo.

Lo que más se sabe de él es que participó en la asonada de Locumba el 29 de octubre del 2000. Era el tercer mando del alzamiento ocurrido en Tacna, después de los hermanos Ollanta y Antauro Humala.

Lo que también se conoce de Amílcar Gómez es que fue el presunto operador de Humala para hacer cambiar de versión a los testigos que inicialmente sindicaban al ex presidente como el ‘Capitán Carlos’, quien es acusado de secuestrar, torturar y asesinar a dos personas en Huánuco en 1992.

Pero el premio a la gran lealtad de Gómez llegó en abril del 2016. Fue designado técnico administrativo en la Escuela Sudamericana de Defensa de la Unasur, en Quito, Ecuador, desde el 1 de mayo de ese año hasta el 10 de abril del 2018 con un sueldo mensual de US$6.600. Viajó con su esposa y un hijo. La resolución suprema estuvo firmada por Humala y Pedro Cateriano.

En agosto del 2016, el nuevo gobierno dispuso el retorno inmediato de los militares enviados a instituciones en el extranjero, entre ellos Amílcar Gómez.

Actualmente, labora en la Tercera Brigada de Fuerzas Especiales de Tarapoto. Se sabe que alterna su labor castrense con la administración de una orquesta de cumbia de Tarapoto.   En efecto, figura como  gerente general de la Corporación Musical “Los Kositos del Amor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *