Panorama Cajamarquino

Los paseos de Sendero Luminoso

Por: Francisco Arroyo Cobián (*)

Con mucho desagrado hemos apreciado los ciudadanos como el grupo terrorista Sendero Luminoso (SL) libremente se pasea por calles y avenidas de la capital peruana, usando el nombre de fachada Movadef que agrupa a exterroristas liberados y miembros confesos que no desmayan en exclamar con vehemencia su adherencia a la ideología del asesino terrorista Abimael Guzmán Reynoso, pidiendo su libertad, bajo el pretexto de una amnistía general.

Parece que la amnesia hubiera atacado a muchos gobernantes y funcionarios del Estado que siguen permitiendo este tipo de libertades a quienes asesinaron a mansalva a civiles y fuerzas del orden, convirtiéndose en el movimiento más sanguinario del mundo de ese entonces, pareciendo que los coches-bomba y el olor a pólvora y dinamita no habrían quedado en su recuerdo y olfato.

Hace un año apareció el Mausoleo de la Muerte y de igual modo desfilaron en Comas, rindiendo homenaje a sus camaradas caídos y ante la presión popular el presidente de la República, tanto como los ministros de Justicia y del Interior, conjuntamente con el alcalde de ese distrito (que actualmente ha desaparecido de los medios), se defendieron manifestando que la demolición de semejante monumento era inminente, pero pasaron los meses y todo quedó en el olvido como suelen pasar los hechos que más tarde hace que nos lamentemos.

Aquí no se puede apelar a la libre expresión, a la libre circulación ni a ningún derecho, pues SL se encuentra fuera de ley y los hechos que realicen determinará la evidencia de apología al terrorismo, lo cual es sancionado por ley.

Ahora se encuentra en duda la aplicación de esta ley, pues existirían vacíos que están permitiendo que en 15 años todas las denuncias realizadas no han tenido efecto alguno y los denunciados han salido en libertad. Entonces cabe apreciar con energía que de manera urgente debe aplicarse una nueva legislación que determine al detalle el delito y no se permita nunca más este tipo de eventos senderistas.

El martes alcance a varios amigos congresistas algunos aportes para acabar de una vez con aquellas justificaciones que diera el Tribunal Constitucional en el 2002 y que basado en estas, los jueces nos dejan a procuradores, fiscales y ciudadanos con la impotencia de la aplicación de una verdadera justicia. Además creo que se debería sacar de la Comisión de Justicia el proyecto de ley presentado por el congresista Octavio Salazar que se encuentra muy bien sustentado y ponerla de manera urgente en agenda para su aprobación en el Pleno del Congreso.

Resulta inaceptable que esto venga ocurriendo, ya que es una ofensa para nosotros las víctimas directas del terrorismo, ver que las huestes senderistas vayan captando día a día jóvenes que nunca fueron aleccionados sobre la realidad de lo que pasó en el país y que hasta la fecha se viene enseñando de manera equivocada en centros educativos, en donde las fuerzas del orden aparecen como terrorismo de estado y Abimael Guzmán es un prisionero político, todo esto escrito en textos oficiales distribuidos por el Ministerio de Educación.

Sendero Luminoso se viene articulando y se encuentra infiltrado en sindicatos, colegios, colectivos y hasta en los desastres naturales en donde se camuflan para obtener liderazgo. No están inactivos, ingresan a tus hogares con propaganda y noticias subliminales en su estrategia de captar más adeptos. Los senderistas jamás abandonar la idea de la violencia para llegar al poder.

No se puede dejar la oportunidad de que la Policía intervenga. Si una marcha no cuenta con el permiso de la Prefectura que ha vuelto a reactivarse, simplemente se tiene que impedir este evento y si se da el caso que se infiltren a una marcha que posee el permiso, tampoco se les puede permitir realice su propaganda subversiva. Señor ministro del Interior, la ley también existe para esto y no se puede estar “pintado en la pared”.

(*) Exalcalde de Cajamarca, expresidente regional, excongresista de la República.