Panorama Cajamarquino

La Juve ya espera en Cardiff

Es más ‘Vieja Señora’ que nunca. Presumida, rejuvenecida, con su encanto intacto, con la sabiduría que da la experiencia y la ilusión de un primerizo. La Juve ya espera en Cardiff. Lo hace con un equipo que da miedo, tras manosear al Mónaco hasta convertirlo en un juguete de segunda o tercera mano. Fueron hombres contra niños. Estrellas ante promesas. Marcaron Mandzukic y Alves, pero pudieron ser muchos más. Porque esta Juve parece vieja, pero es una gran señora. Y se viste de etiqueta cuando se muestra a Europa.

El esmoquin lo luce un menudo mediapunta argentino. De esos que se mueven en una baldosa, jugador de calle, que frena donde otros acelera y acelera en la zona que otros frenan. La etiqueta de Dybala luce tanto o más que el mono de Mandzukic, al que acompaña el casco y la espátula. Un goleador reconvertido, un luchador al servicio del equipo. Sin casco pero con un armazón impecable impone la BBC en defensa. Tres gladiadores, de los que se revuelcan en la arena. Bonucci, Barzagli y Chiellini. Y por detrás Buffon, emperador, con una toga de la que presume a sus 39 años.

A ellos se suman otros invitados a Cardiff que visten mejor que nunca. Alves entre ellos. Higuaín, con una talla más pero con el mismo hambre de siempre. Pjanic con su bata blanca y su precisión de cirujano, Alex Sandro con piernas de maratoniano o Marchisio con el elegante atuendo de siempre. Así viste esta Juve, así se la encontrarán Madrid o Atlético en Cardiff.

Ante semejante presencia, el Mónaco sólo pudo ofrecer voluntad y orgullo. Comenzó ambicioso, con carácter, pero el dominio le duró lo que quiso la Juve. Un disparo al palo que no valía de Mbappé y un medio gol que Chiellini transformó en córner fue su ‘fastuoso’ bagaje. El equipo de Allegri se sacudió la solapa como si tal cosa y respondió con un meneo que dejó al Mónaco en cueros.

La #Juve arrolla al #Mónaco y avisa a #RealMadrid y #Atlético: En Cardiff espera un equipazo. El resumen, y los goles, aquí ▶ 📹⚽

Posted by Panorama Cajamarquino on Tuesday, May 9, 2017

En cuestión de minutos amontonó ocasiones sobre la portería de Subasic. Una vaselina fallida de Higuaín, un mano a mano de Mandzukic, otro cabezazo del croata y un disparo tardío de Pjanic. Pasada la media hora, tumbó a los de Jardim. Lo hizo de nuevo, como en la ida, con la claridad de Dybala y el toque de Alves. Esta vez le tocó finalizar a Mandzukic. Un centro cruzado lo cabeceó el croata y lo remató a la red tras una primera parada de Subasic.

La Juve ya era por entonces imparable. Arrolladora, acarició el segundo con otro mano a mano que en esta ocasión falló Dybala. Asomaba la cabeza el Mónaco temeroso y apareció Alves. Caía el balón del cielo, con nieve, y se encontró con una volea soberbia del brasileño. Su gol encargó una plaza para Cardiff en clase preferente.

Lo suyo, para el Mónaco, es que el partido y la eliminatoria hubiese terminado ahí. Pero no fue así. Y su suplicio se alargó otros 45 minutos. La segunda parte de una pesadilla que no parecía tener fin. Por fortuna para los del Principado, Allegri comenzó a pensar en la final y quitó a Dybala. Recogido el esmoquin, se acabó la fiesta.

El Mónaco ganó terreno y encontró un motivo para levantarse. Mbappé, que también dejó su sello en Turín, recortó distancias y permitió a los suyos darse el lujo de creer en algo más que no salir vapuleados de su visita a Italia. De hecho fueron ellos, con Glik al mando, quienes se marcharon repartiendo estopa. El polaco marcó a Higuaín con sus tacos y exprimió su impotencia con patadas y malos gestos hasta el pitido final.

Ni con esas se ensució una Juve con un camino impoluto hasta la gran final. Esa final que tantas veces perdieron. La final que le falta a Buffon. La final que merece esta SuperJuve. Que tomen nota en Madrid.