Panorama Cajamarquino

Era tabú

Dios necesitó un psicoanalista y llamó ayer al doctor Fernando Maestre. Lo convocó por ese camino inexorable que es la muerte. Por más de veinte años hizo el programa llamado “Era Tabú” en Radio Programas del Perú (RPP) y sus consejos en tema de sexualidad, pareja y familia dejaron un legado importantísimo a sus miles de oyentes de cada tarde.

Su voz era suave y sabía llegar a las personas a través de ese espacio cotidiano de las tardes. Miles de llamadas le preguntaban qué hacer con tal o cual problema que trataba cada día. Siempre fue ameno escucharlo, sus reflexiones y consejos eran un pan que aliviaba el hambre afligido de las almas.

En el año 2,015 se retiró del programa por temas de salud y dejó el diván donde nos recostábamos todos a las cuatro de la tarde para escucharlo. Otros trataron de imitarlo pero solo quedaron en burdas copias sin mucha sintonía, al final cada quién es único y don Fernando fue y es irrepetible en ese espacio.

Como todos, tuvo sus detractores, César Hildebrandt lo cuestionaba por las eses que añadía al decir “dijistes”, “oístes”, “escuchastes”… La comunidad de Lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (LGTB) lo odiaba porque nunca les hizo apología y prefería recomendar discretamente a los padres que tenían hijos con esa conducta observarlos mucho y luego conducirlos a un tratamiento.

Tuvo como en todo también, sus competidores, pero ninguno le llegaba ni  a las rodillas, si acaso alguna a los tobillos pero nada más. Siempre fue muy prudente para opinar de cualquier tema y supo resistir la imitación que siempre le hacían “Los chistosos”, esos cómico geniales que le seguían en el horario luego de su programa y que también son una especie de curanderos del alma.

Se ha perdido a una de las personas más importantes en el mundo del psicoanálisis, seguramente que ahora Sigmund Freud tendrá una charla con don Fernando en el cielo y es probable que analicen las porquerías que la televisión peruana nos regala cada día. Del miedo extremo que nos infunden los noticieros con las cámaras de videovigilancia de todo el mundo mostrándonos accidentes terribles. De los hombres disfrazados de mujeres que salen en todos los canales de la televisión peruana y de los que dicen que están atrapados en el cuerpo de un hombre, pero que aseguran son mujeres.

Seguro algo hablarán de por qué nuestros últimos presidentes resultaron tan ladrones y asesinos, del juego de la Ballena Azul que ya tiene más de 200 muertos en el mundo y del por qué es más importante la vida de unos hombres y mujeres cacasenos que salen semidesnudos en la televisión y que confunden a Alfonso Ugarte con Cristóbal Colón… analizarán por qué ellos son más importantes que nuestros propios problemas como nación. Vamos a extrañar mucho a don Fernando hoy que ya nada es tabú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *