Panorama Cajamarquino

El buen futuro de las inversiones mineras

Dado el gran potencial minero que tiene el Perú, sumado a los proyectos ya identificados, se espera que a partir de 2019 las inversiones mineras recuperen los niveles de años anteriores.

El nivel de inversión minera en el 2016 alcanzó 4,251 millones de dólares, inferior al de 2015 (US$ 7,525 millones), 2014 (US$ 8,872 millones) y 2013 (US$ 9,940 millones).

Sin embargo, para revertir esta tendencia decreciente, los precios de los metales deberán ser atractivos y además que el Ejecutivo realice acciones que den confianza al inversionista, y así disminuir el riesgo de la inversión.

Las empresas invierten en el crecimiento minero si las condiciones de rentabilidad le son atractivas, y esto va ligado directamente a la evolución favorable del precio de los metales, situación que se está dando. También buscan ejecutar proyectos donde los riesgos de la actividad minera (políticos, ambientales y sociales) sean bajos.

Es en este punto donde el Gobierno apoyaría al crear condiciones para disminuir el riesgo y generar un clima de confianza: reducir los trámites y permisos, buscar una solución al tema social e incentivar las exploraciones mineras.

En cuanto a reducir trámites, un ejemplo es el tiempo para aprobar los Estudios de Impacto Ambiental (EIA), por el Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles (Senace), que antes demoraban hasta dos años y ahora se obtienen en nueve meses; y además utiliza el concepto de ventanilla única.

El esquema del adelanto social propuesto por el Ejecutivo, acompañado de un mejor uso y distribución de los recursos económicos generados por la minería, ayudará a reducir la conflictividad social en el país.