Panorama Cajamarquino

Maravilloso Perú, maravilloso…

En el Perú sucede siempre lo inesperado. En este país donde la mafia se ha institucionalizado y se vuelve invisibles a quienes destacan siguen ocurriendo cosas cada vez más extrañas. Dos ministros van camino a la interpelación, Martín Vizcarra de Transportes y Carlos Basombrío del Interior serán sentados en el banquillo de los acusados como respuesta al fracaso de la ley con nombre propio para liberar a Alberto Fujimori.

Solo en nuestro país una mujer que no trabaja puede aspirar a ser nuestra próxima presidenta y sigue boicoteando la labor presidencial por todos los flancos. El fujimorismo ha desatado su santa ira contra el gobierno de PPK y en menos de un año lo ha puesto contra las cuerdas mientras le aplica duros ganchos al hígado y sigue defenestrando ministros y otros de puestos claves del gobierno de PPK.

Pocos son los que han salido ilesos de los golpes que aplica el fujimorismo valiéndose hasta de sus aliados eclesiásticos como aquella vez que el arzobispo de Arequipa acabo con el hocico partido y con el rabo entre las piernas cuando quiso tomar el pelo al ministro de Cultura, Salvador del Solar, quien demostró en el acto de qué estaba hecho y que si alguna duda tenían los fujimoristas de su desempeño más allá de las tablas y las novelas y los apasionados besos con Angie Cepeda, aquella vez les quedó clarito que “Don Pantaleón” era un hueso duro de roer.

Ayer Alberto Fujimorí acusaba una taquicardia por lo que de inmediato fue trasladado a una clínica, privilegios que solo él puede tener, mientras en nuestras hacinadas cárceles peruanas mueren a diario enfermos de Sida, cáncer y toda clase de males. Los fujimoristas han empezado a pelearse entre ellos mientras un resentido Roberto Vieira los responsabiliza de lo que le pueda suceder a su santo patrono Alberto Fujimori por no haber llegado al consenso para su libertad.

La olla de grillos que se destapó con las denuncias de Odebrecht siguen salpicando a más políticos y el próximo mes saldrá una avalancha de nombres que seguramente traerá muchas sorpresas, por ahora quienes fueron coimeados por el rey midas de la corrupción tiemblan esperando la publicación de los nombres de los nuevos implicados.

La política en el Perú hace mucho que se convirtió en un acto indecoroso, en un pandemonio al que casi todos entran como un negocio extremadamente rentable porque el botín son los miles de millones de todos los peruanos. Unos mataron para llegar a ese poder, otros mataron para perpetuarse en el poder y otros más hasta se pelean con sus hermanos con tal de alcanzar ese pedestal infame.

Como van las cosas, parece que seguirán las bajas en los ministerios y los fujimoristas siguen manejando la cruceta de este, cada vez más lúgubre,  gobierno que a casi un año ni siquiera ha podido cambiar de gobernador a Cajamarca lo que demuestra una absoluta improvisación y desgano para gobernar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *