Panorama Cajamarquino

“Si la población no acepta un proyecto minero, este no podrá salir adelante”

El martes por la mañana se entregó el Centro de Salud a la comunidad El Tingo, en el distrito de Hualgayoc, en la provincia del mismo nombre, obra que se hizo en conjunto entre el Gobierno Regional de Cajamarca, la compañía minera Coimolache y la comunidad El Tingo. Panorama Cajamarquino conversó con Raúl Benavides, directivo de minera Yanacocha y vicepresidente de Desarrollo de Negocios de Buenaventura, sobre diversos temas, especialmente de la minería.

Por: Pedro Aliaga Correa

– ¿La entrega de este centro de salud significa que la empresa privada puede trabajar armoniosamente con el Estado y la comunidades?

– Sí. Este local es fruto de un compromiso que se firmó el 2010, un convenio social entre compañía minera Coimolache y la comunidad campesina de El Tingo.

– ¿No ha sido fácil concretar esta obra?

– En ese entonces don Tomás Gallardo, presidente de la comunidad Yataco, y el gerente de Coimolache en esa época, firmaron este convenio y realmente hemos tenido todo un tiempo en que hemos pasado todo tipo de peripecias para poder lograr en primer lugar definir qué se podría hacer como puesto de salud, luego conseguir la aceptación del Ministerio de Salud, luego la incorporación del gobierno regional y de la Asociación Los Andes de Cajamarca quienes actuaron como promotores de esta obra, porque ellos tienen experiencia en hacer este tipo de obras, y con gran entusiasmo todos hemos trabajado juntos y hemos logrado finalmente esta obra que es un ejemplo de este tipo de puestos de salud.

– ¿Con qué cuenta?

– Tiene mobiliario y equipamiento que ha sido consensuado con la Dirección Regional de Salud y discutido en profundidad para que sea el equipo adecuado. No nos hemos quedado conformes con tener la infraestructura y el equipo, sino que hemos entrenado al personal que va a trabajar acá para que conozca toda la instrumentación y pueda utilizarla correctamente. Ahora solo esperamos que este local pueda dar el servicio que debe dar a la comunidad El Tingo y a la población en general.

– ¿Cuánto ha costado?

– 3 millones 400 mil soles.

– ¿A quiénes atenderá?

– En realidad es a la población en general, pero en específico estamos localizados en la comunidad El Tingo y es a quien más va a beneficiar.

– ¿Ya no enfrentamientos y conflictos?

– La forma de construir es juntándonos, conversando y ponernos de acuerdo.

– ¿Cuál es el impedimento para que esto no suceda?

– El gran problema es que ponerse de acuerdo y conversar toma tiempo y toma una actitud especial. Yo por eso felicito a las autoridades del gobierno regional, a la gente de la comunidad, a la gente del municipio, a todos que nos han apoyado para sacar esto adelante.

GALENO Y CONGA NO DEBEN IR

– ¿A propósito, ha anunciado que Galeno y Conga y otros proyectos mineros pueden ir?

– Bueno, los proyectos tienen que ser factibles económica y socialmente, creo que ninguno de esos (proyectos) es factible económica y socialmente.

– ¿Ninguno?

– Ninguno.

– Pero cuentan con Estudios de Impacto Ambiental Galeno y Conga…

– Pueden contar con el Estudio de Impacto Ambiental, pero no son rentables o simplemente tienen una oposición social muy grande.

– ¿Entonces no pueden ir estos proyectos mineros?

– Hasta que no se solucionen los problemas, uno es el problema económico y el otro es el problema social.

– Se perjudicaría a la región Cajamarca.

– Así es, sin duda la economía es un polo de desarrollo, pero para que se den las minas tienen que ser rentables y socialmente aceptables. Las empresas no pueden luchar contra la población, la población tiene que decidir si está dispuesta a aceptar a la minería o no está dispuesta a aceptarlo. Si no está dispuesta a aceptarlo, las compañías mineras no pueden obligar a nadie.

– Pasa entonces por conseguir tener la licencia social.

– Yo le diría que más que licencia, aceptación social, tiene que haber una aceptación social, entendimiento de la población, para poder generar actividad económica va a haber ciertamente impactos sociales, económicos, ambientales y que estos impactos pueden ser positivos o negativos, pero siempre se van a dar. Una operación minera definitivamente genera un movimiento económico muy fuerte y también diferencias entre las personas que trabajan en la empresa y el resto de la población. Esas diferencias generan siempre un tema social muy delicado y tiene que haber un entendimiento de la población de la actividad minera para poder aceptarla.

– ¿Qué tiene que pasar para que se logre ese entendimiento?

– Si no se logra el entendimiento, creo que es muy difícil hacer cualquier obra, incluso una carretera, no estamos hablando solo de minería. Vemos que hay muchas carreteras en que la gente no está dispuesta a que pase por su terreno, esto sucede también con represas, con hidroeléctricas, con carreteras principales, hemos visto cuánto tiempo se están demorando estas grandes obras como son las carreteras, represamientos para mejorar el almacén de agua.

– Entonces habrá siempre oposición a estos proyectos mineros o no.

– Si pues, sin embargo siempre hay una reacción de la población y en la medida que la población tenga una reacción, puede paralizar cualquier obra, cualquier emprendimiento como es una mina.

– ¿Con esta obra se puede decir que puede haber entendimiento?

– Acá hemos hecho un trabajo que ha costado mucho tiempo, vuelvo a repetir, este convenio se firmó el 2010, la voluntad de la empresa de hacer la obra estuvo siempre latente, el gran problema era que la comunidad misma se pusiera de acuerdo entre ellos y saliera un liderazgo que permitió apoyar esta obra de parte de la comunidad, y luego tener también la aceptación del Gobierno y el apoyo del gobierno regional han hecho factible esta obra, de lo contrario hubiera sido el esfuerzo inútil de la empresa.

– ¿Qué llamado a las poblaciones circundantes a la explotación minera?

– Yo creo que la minería puede brindar desarrollo sostenible para las poblaciones, pero requerimos siempre que haya un entendimiento de lo que es la actividad y que haya una aceptación, si no hay la aceptación, la verdad es que no va a poder desarrollarse la minería, porque realmente no podemos obligar a nadie a participar de una actividad que realmente les puede traer muchos beneficios, pero si la población no está dispuesta a apoyar un proyecto minero, pues simplemente no va a poder salir adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *