Panorama Cajamarquino

Conversando con PPK

Pedro Pablo Kuczynski, presidente del Perú ha lanzado su programa televisivo llamado “Conversando con PPK” en varios canales de señal abierta que será repetido en diferentes horarios y aunque las críticas le han llovido de inmediato del ala fujimorista, la idea de un programa en donde el presidente de un país funge de entrevistador o de entrevistado y emula a los íconos de la televisión y la radio no es nueva.

Hugo Chávez expresidente de Venezuela tuvo su programa llamado “Aló presidente” y fue un programa que tuvo varios años impuesto por su dictadura. Otros presidentes de Latinoamérica se sumaron a esa lista poco decorosa. A la muerte de Hugo Chávez le sucedió Nicolás Maduro con su “Los domingos con Maduro”. “Desayuno con el Presidente” fue el programa de Lula Da Silva, expresidente de Brasil. Dilma Rousseff le siguió con “Café con la Presidenta”.

“Desde otro lugar” Fue el programa de Cristina Fernández, viuda de Néstor Kirchner, expresidenta de Argentina, “Enlace ciudadano” de Rafael Correa, presidente del Ecuador. “Va de frente” en Costa Rica, el mandatario Luis Guillermo Solís. En Bolivia Evo Morales tuvo su programa radial llamado “El pueblo es noticia” y en Uruguay José Mujica también tuvo un espacio radial denominado “Habla el presidente”.

Aunque PPK ha recibido muchas críticas por su programa, más parece un acto revanchista del fujimorismo. Si bien el presidente del Perú no es el tipo más locuaz del mundo, nada debe sorprendernos en un país como el nuestro en donde expresidentes encarcelados dan entrevistas en radio vía teléfono o tuitean vergonzosos mensajes buscando conmiseración para obtener su libertad.

Personas que no trabajan quieren ser presidentas del Perú. Comediantes redimidos, han buscado incursionar en la política del país, asesinos excelsos han llegado a ser presidentes, vedetes luciendo un número en la nalga llegaron al Congreso. Personas sin primaria completa o con título universitario falso. Golpistas de toda catadura llegaron al poder… No debe preocuparnos que nuestro presidente tenga sus veinte minutos de fama haciendo de entrevistador en un programa televisivo.

Sin ir muy lejos, en nuestra televisión local tenemos una fauna variada y no menos terrible que la citada. Imitadores chuscos de César Hildebrandt. Imitadores extremadamente andinos buscando imitar a Jaime Bayly. Bestias con micrófono a las que “El Sinchi de la novela de Vargas Llosa” les queda chico. Remedos pérfidos de Beto Ortiz. Hígados con parlantes y mentes que dicen ser brillantes aunque son solo esperpentos sin ética ni moral.

Habrá que buscar una cita para que PPK nos entreviste y ojalá tengo unos minutos y pueda ver nuestro caso.  Nuestro terrible caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *