Panorama Cajamarquino

Los niños de plomo

Jorge Luis Salazar Soplapuco ha publicado el libro de narrativa titulado “Los niños de plomo”, libro que es un aporte a la serie de hechos colaterales que suceden en las zonas de influencia minera. El libro es breve, pero contundente y refleja con cruda realidad hechos que nuestras mismas autoridades han pretendido callar del modo más atroz y descarado.

Una historia novelada o un cuento largo que devela un hecho real que sucedió en Hualgayoc y que penosamente el mismo gobierno pretendió acallar en complicidad con las mineras de la zona y otros agentes camuflados en la sórdida miseria de su alma y que algún día Dios a de juzgar.

Es imposible leer el libro sin sentir esa indignación que nos mueve a los seres humanos cuando descubrimos hechos indignos que pretenden ocultar una triste realidad que involucra y afecta a niños inermes en todo sentido y que son las víctimas del hambre desmedido de un capitalismo voraz.

Como hualgayoquino me ha sido muy difícil leer el texto sin que las pupilas se me turben recordando un hecho dantesco que denuncié varias veces desde esta columna y por la que varias veces también se me ofendió desde los sectores cómplices de un hecho que fue escondido por el gobierno y el sector salud.

En cualquier país del mundo hubiera sido un hecho trascendente que debía haber tenido una repercusión mundial, pero en nuestro país en donde se sanciona a los jueces honestos haciéndolos invisibles alejándolos a los más apartados lugares de la región, todos hicieron un largo silencio.

Gracias Jorge por haber perennizado un hecho fatídico que condenó a varios niños de las cercanías de mi pueblo a la muerte lenta por la contaminación con plomo. Gracias por perpetuar una historia que es preciso que las generaciones que nos sigan la conozcan, que la sepan nuestros hijos, sus hijos y los hijos de sus hijos… los que vendrán mañana cuando nosotros ya no estemos para llorar esta tristeza.

Jorge Salazar Soplapuco ha escrito un libro con el alma de plomo ante los ataques de quienes pretenden un poco de oro a costa de lo que sea, aun sin importar si se trata de niños desposeídos que también son parte de ese mundo etéreo de nuestra sociedad.

El libro “Los niños de plomo” es el grito que va a sacudir los cimientos de las estructuras infernales que callaron ante ese hecho. Va a remorder las conciencias de muchos… Gracias Jorge por darle voz a quienes se la robaron por siglos, por narrar a mi pueblo y defender a sus niños. Ahí estaremos siempre blandiendo nuestra palabra en defensa de aquellos. Como Avelino Padilla siempre dispuestos a devolver el deber y el derecho de los niños a la vida y la salud.