Panorama Cajamarquino

Problema del transporte urbano en Cajamarca

Por:   Guillermo Salazar Pajares

El problema del transporte urbano en Cajamarca viene – aproximadamente- de 30 años atrás; pero, últimamente, se ha vuelto insoportable  debido al incremento geométrico de moto-taxis, combis, taxis,  motos lineales y otros vehículos de transporte público, situación bastante difícil de solucionar por parte de la Municipalidad Provincial de Cajamarca.

Este crecimiento desmedido del parque automotor obedece a un problema social generado por la falta de trabajo. Cuando Minera Yanacocha compró las tierras de los campesinos, la mayor parte de ellos invirtió su dinero en la compra de vehículos y, cuando se produjo el despido masivo de los  trabajadores,  éstos optaron por comprar más vehículos: combis,  taxis, moto taxis, motos lineales, carros cooster, generando de esta manera una superpoblación vehicular en el estrechísimo casco urbano de nuestra ciudad.

Lo más lamentable es que, los conductores de moto-taxis, cuando manejan sus vehículos, cometen errores imperdonables por la falta de preparación para esta difícil actividad. Ellos son conscientes de la fragilidad e inestabilidad de las unidades que conducen, pero invaden el carril contrario y se meten sin tener en cuenta la preferencia y el peligro que implican sus maniobras temerarias. Se estacionan diagonalmente para tomar o dejar a sus pasajeros, no al final de la cuadra, sino al comienzo de la siguiente y –sorpresivamente- dan vuelta en “U” en cualquier calle, sin tener el mínimo respeto a las reglas elementales de tránsito.

También es un problema latente en nuestra ciudad, la presencia de triciclos de carga, especialmente, en las zonas de mercados. Los conductores de estos vehículos menores los manejan sin respetar las señales establecidas; además, la mayor parte de ellos frecuentemente ingieren alcohol  y realizan su trabajo  en estado de ebriedad, originando inseguridad, confusión y congestión en las zonas de comercio informal.

El problema más difícil de solucionar por parte de la Gerencia de Transporte Urbano de la MPC, es educar a los conductores de moto taxis, combis, taxis y otros vehículos de transporte urbano que no son conscientes con la tarea que realizan.  Ellos sólo piensan en sus intereses económicos  y,  para conseguir pasajeros, paran y se estacionan donde se les da la gana, obstaculizando  la  libre circulación vehicular. Lo más lamentable es que la policía de tránsito nunca está presente en los lugares críticos, en los sitios donde se producen los cuellos de botella. Los efectivos de tránsito se ubican en los lugares más cómodos, en la plaza de armas, en las avenidas y calles centrales, donde existen semáforos y no en los lugares donde realmente deben estar.

PROPUESTAS PARA AMINORAR LOS PROBLEMAS DE TRANSPORTE URBANO

Para aminorar los problemas de transporte urbano de Cajamarca, me permito formular las siguientes sugerencias:

  1. Organizar una jornada de educación vial, tanto para conductores como para peatones, teniendo como expositores a técnicos de la Dirección Regional del MTC, a la Gerencia de Transporte Urbano de la MPC y a la Policía de Tránsito de nuestra ciudad. Esta actividad de educación vial sería difundida por los medios de comunicación televisiva y radial de nuestro medio, TV NORTE y otros canales y emisoras de nuestra ciudad.  Previamente, se debe publicitar esta campaña educativa por el canal municipal; luego, convocar a una conferencia de prensa, para que esta actividad cuente con el apoyo del periodismo cajamarquino.
  2. Poner mayor severidad en las evaluaciones para otorgar licencias de conducir a los futuros conductores de moto-taxis, teniendo en cuenta que de ellos depende la vida y la integridad de muchos usuarios y, además, por tratarse de vehículos de servicio público, sumamente frágiles e inestables que constituyen un peligro latente para la vida de muchas personas de escasos recursos que solicitan sus servicios.
  3. Pedir al Jefe de la Policía de Tránsito de Cajamarca, asigne -permanentemente- más efectivos policiales en los siguientes puntos críticos: Cuadras 1 y 2 del jirón Marañón; cuadras 1, 2 y 3 del jirón Revilla Pérez; Cuadras 1, 2, 3, 4 y 5 del jirón Leguía y otras calles que necesitan de la presencia policial.
  4. Sugerir a los señores regidores del Concejo Provincial de Cajamarca, emitan una resolución de concejo, prohibiendo el ingreso de más moto-taxis y combis a nuestra ciudad, porque el parque automotor de Cajamarca ya colapsó y, además, es la única ciudad grande del Perú que ha permitido, inexplicablemente, la multiplicación irracional de estos vehículos.
  5. Imponer sanciones más severas a los conductores de combis, taxis, moto taxis y carros cooster que, con el único propósito de lucrarse económicamente, en forma abusiva y sin respeto alguno, obstaculizan la circulación vial, haciéndola más lenta y tediosa.
  6. También, es imprescindible capacitar a los conductores de motos lineales, porque la mayor parte de ellos son tan improvisados como los moto-taxistas. Los varones realizan una serie de acrobacias cuando conducen, se desplazan en forma serpenteante entre los vehículos más grandes, sin tener en cuenta las reglas elementales de tránsito vehicular. Incluso, algunos, sin el menor respeto, manejan sus motos con el escape libre originando una contaminación auditiva insoportable.

Ojalá que en un día no lejano, la ciudad de Cajamarca, a través de un trabajo sostenible y  conjunto, alcance logros importantes en el campo del transporte urbano. Necesitamos más orden, más fluidez y más respeto por parte de  conductores y cobradores de vehículos de servicio público. Esto se conseguirá a través de un programa  educativo sumamente complejo, pero no imposible y con la participación de todas las instituciones que tienen que ver con el desarrollo de nuestro pueblo; también, con la cooperación decidida de las empresas de transporte público que están obligadas a capacitar a sus choferes y cobradores que, frecuentemente, cometen una serie de abusos con los usuarios y también con los transeúntes.