Panorama Cajamarquino

Violencia que nunca se denuncia, que siempre se calla

Cogió unos cables de luz que había dejado el electricista en la silla y los usó como un látigo para pegarle a su mujer hasta dejarle varias heridas en todo el cuerpo.

Cuando ella llegó a su casa no pudo abrir las puertas porque él había cambiado las chapas para que ella no ingrese nunca más, para que se quede fuera.

Luis llegó borracho a su casa y golpeó por horas a su mujer porque ella se negó a hacer el amor con él, después de golpearla hasta dejarla casi inconsciente la violó.

Pedro siempre le dice a María, su esposa, que es una buena para nada, que no sabe cocinar, que su casa es un desastre y que sus hijos están descuidados, siempre la humilla en público.

Germán tiró el plato de comida cuando su esposa le sirvió porque era arroz con huevo y un plátano frito porque ya no había dinero para preparar algo distinto.

Eusebio ha llegado a casa ebrio y con recibos de una pollería en su bolsillo mientras su mujer y sus hijos se pasaron el día sin comer, esperándolo.

Juana se ha demorado en el mercado y ha llegado media hora tarde a casa. Su marido la abofeteó delante de sus hijos y le ha dicho ¡Eres una puta, con quién andarás!

Galindo ha quemado un vestido que a su esposa Micaela le quedaba sobre las rodillas. Lo tomó del tendedero y lo quemó en el patio, sus hijos no entendían qué pasaba.

Jaime ha roto el televisor porque su esposa dijo que el galán de su novela era un hombre guapo, Jaime inseguro y cobarde no lo pudo soportar y lanzó el aparato contra el piso. Sus hijos lloraron toda la noche.

Grimaldo se pasa el día hablando de la belleza de la vecina a la que espía diariamente con unos binoculares desde la azotea, su esposa solo lo mira y llora en silencio.

Andrés se queja todo el tiempo porque solo tuvo hijas mujeres ¡No sirves para nada! Le grita a su esposa, voy a tener un hijo macho con otra, amenaza siempre.

Angélica ha llegado tarde a casa porque estuvo en la reunión de padres en el colegio de sus hijos. Artemio le ha arrancado la falda y le ha revisado sus partes íntimas delante de sus hijos porque dice que se tardó por estar con otro.

Hay violencia que no se denuncia, hay tragedias cotidianas que siempre se callan y ocultan. No te quedes callada, sal y grita… ¡Denuncia!