Panorama Cajamarquino

Isabel Allende y el Pisco son peruanos

Una vez más los chilenos intentan apoderarse de lo nuestro. Hace buen tiempo que se convirtieron en los maestros de la apropiación ilícita de nuestros bienes y patrimonio dándole la denominación chilena. Y los peruanos no hemos hecho mucho para evitar ese latrocinio descarado.

Las mañas de los chilenos son infinitas y casi siempre se han salido con la suya, a tal punto que dicen que el Pisco es peruano, pese a que nosotros tenemos una provincia añeja llamada Pisco que sella el origen de esa bebida deliciosa.

Los chilenos nos robaron olímpicamente la patente de nuestra famosa “chalaca” que es la acción utilizada en el fútbol para golpear la pelota con un salto de espaldas o sencillamente el gentilicio femenino de una persona nacida en el Callao. Y fue precisamente en el Callao, el puerto más grande del país, donde un habitante de la ciudad ensayó con éxito la acrobacia en un partido contra marinos ingleses en 1892 así lo narra nuestro historiador Jorge Basadre.

Pero a los chilenos les gustó nuestra chalaca y le pusieron “chilena” y así se la conoce en gran parte del mundo. Intentaron hacer lo mismo con nuestro manjar “El suspiro a la limeña” trastocándolo a “Suspiro a la chilena”. Lo han hecho con el ají y pretendieron hacerlo también con la papa. Hasta nuestro insigne y majestuoso cóndor lo convirtieron en su célebre y aplaudido Condorito.

Pero hay algo que aunque a los chilenos les duela el alma tiene que admitirlo y reconocerlo, aunque les duela hasta el tuétano. La insigne escritora Isabel Allende, formidable narradora y majestuosa literata nació en Lima – Perú en 1942 donde su padre, Tomás Allende, primo hermano de Salvador Allende, era funcionario diplomático de Chile. Su madre, Francisca Llona, “doña Panchita” anuló en 1945 su matrimonio con Tomás Allende y regresó a Chile.

Isabel allende no solo nació en Perú, sino que sus primeros años de vida los vivió en nuestro país y tampoco nació en la embajada, porque fue atendida en una maternidad. Conclusión: Isabel Allende es peruana, digan lo que digan o apliquen las leyes que apliquen sobre soberanía y embajadas en nuestro país.

A nosotros, a los reyes de la papa, nadie nos va a vender papas, menos apoderarse de ninguna de nuestras infinitas variedades de ese tubérculo. No podrán apropiarse de nuestro Pisco como no han podido con todos sus burdos intentos que solo quedaron en conatos.

Desde que nos robaron Tarapacá y Arica, desde que le usurparon el mar a Bolivia les ha venido esa mala costumbre de apoderarse de lo ajeno. Está vez vinieron por lana y salieron trasquilados. Isabel Allende nació en Lima, por lo tanto Isabel Allende es tan peruana como el Pisco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *