Panorama Cajamarquino

Requisitos para candidatos

Por: Francisco Arroyo Cobián (*)

Fui entrevistado en la televisión y en medio de muchas preguntas apareció la siguiente: ¿Cuáles cree que serían los requisitos para ser candidato en las próximas elecciones? Ante tal interrogante y habiendo ocurrido en el país los más escandalosos actos de corrupción, contesté que seguían siendo los mismos que en el imaginario idealista de la población existe, más cargado de una nebulosa de dudas.

Ante todo necesitamos personas que lleven dentro de sí una extensa gama de valores morales, aquellos que fueron infundidos en el hogar y se consolidaron con buenos maestros en la escuela. Esos valores que no varían ni con el tiempo ni con la compra con dinero. Esos valores que fijan el gran ideal que se postulan para servir al pueblo y no servirse de él. Se desea al candidato que pueda convertirse en gobernante, poseedor de una excelente personalidad y que se logra con la dignidad. Una persona con valores morales siempre defiende a esta y su accionar siempre será de calidad que se verá reflejada en el bienestar de la población.

Así, el amor, el respeto, el agradecimiento, la amistad, la bondad, la honestidad, la humildad, la generosidad, la dignidad, la laboriosidad, la tolerancia, la responsabilidad, la solidaridad, la prudencia, la paz, la perseverancia, la libertad, la lealtad, darán la garantía de un personaje que en su momento los liberará para el bien común.

Pero creo también que un candidato debe tener como requisito ser una persona preparada en el conocimiento de lo que tenga que realizar en el ámbito de las funciones a realizar. Tendrá que conocer el manejo de la administración pública y tener inherente a su persona el ser un buen técnico y un buen político. Esto lo afirmo de manera contundente, sin temor a equivocarme, lo que conducirá a exigir un liderazgo que es lo básico y que se complementa con lo anteriormente expuesto.

Creo que el ser líder o no serlo es lo que marca la diferencia para ser candidato y futuro gobernarte, ya que no todos pueden ser líderes y afirmo que se equivoca quien diga lo contrario. Creo que el líder nace y no se hace. Al líder se lo moldea, se lo fortalece, se lo capacita y califica.

Según muchas definiciones, el líder es el que persuade, influye, convence y conduce al pueblo para lograr los grandes objetivos trazados.

Con verdaderos líderes tendremos verdaderos transformadores de realidades hacia un futuro mejor, hacia el desarrollo y la prosperidad.

No deberían pues entonces ser candidatos aquellos que adolecen de lo expuesto anteriormente, que el pueblo ya se cansó de candidatos que toman la decisión de serlo para beneficiarse personalmente, familiarmente y a sus camarillas. El pueblo ya no quiere candidatos con olor a corrupción que humillan al ser humano. El pueblo ya no quiere candidatos que solo aman el poder por ser poder.

El pueblo desea hombres excelentes que hagan de la política y el profesionalismo el gran arte de gobernar, para tener un pueblo digno y feliz al sentir que también son triunfadores.

(*) Exalcalde de Cajamarca, expresidente regional, excongresista de la República.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *