Panorama Cajamarquino

Agrobanco busca iniciativas soste-nibles para luchar contra el cambio climático

Banco Verde impulsa la productividad, la cadena de valor, la asistencia técnica, la tecnología crediticia.

El Banco Agropecuario – Agrobanco, está encaminado a  convertirse en Banco Verde, para lo cual impulsa mecanismos financieros orientados a promover el aprovechamiento sostenible de los recursos y la conservación del medio ambiente, en estrecha concordancia con su misión institucional y el compromiso del Perú para reducir la emisión de gases de efecto invernadero GEI, liderado con los lineamientos políticos del ministerio del Ambiente y el ministerio de Agricultura y Riego.

Richard Hale, presidente de la entidad de desarrollo, sostuvo que  Banco Verde, con apoyo de la Agencia Francesa para el Desarrollo y la Unión Europea, fija su compromiso con la conservación del medio ambiente, fortaleciendo la eficiencia empresarial (eco-eficiencia) e incorporando estrategias de desarrollo sostenible para enfrentar el cambio climático, siempre teniendo como centro al productor; buscando su inclusión y el mantenimiento de los recursos naturales para las generaciones futuras.

Banco Verde de Agrobanco, es parte de una política de Estado que tiene como principal beneficiario a los pequeños y medianos agricultores, quienes además de acceder a créditos focalizados en proyectos sostenibles, encontrarán valor de negociación al momento de fijar sus precios; transformando de esta manera la agricultura en una actividad productiva rentable.

Banco Verde se basa en tres pilares: el Sistema de Gestión de riesgo socio-ambientales para diseñar e implementar políticas y herramientas que permitan evaluar este tipo de riesgos en los financiamientos y tomar acciones adecuadas para mitigar los impactos. Segundo, el Portafolio Verde para canalizar líneas de crédito especializadas hacia la generación de productos financieros verdes y, de esa manera, promover en la cartera de clientes: buenas prácticas ambientales, el uso eficiente de los recursos naturales renovables y no renovables, y la adopción de nuevas tecnologías. Por último, la Ecoeficiencia Corporativa, para implementar iniciativas de protección del medio ambiente por operaciones propias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *