Panorama Cajamarquino

Feria del libro en Cajamarca

Se ha anunciado la realización de la feria del Libro en Cajamarca, auspiciada por la municipalidad y otras instituciones que tienen interés por la cultura y que busca que los libros sigan siendo ese puente entre el conocimiento y los seres humanos.

Un grupo de representantes de varias instituciones se vienen reuniendo y ya se han hecho anuncios importantes como la participación confirmada de nuestros notables escritores Jorge Díaz Herrera y Eduardo Gonzales Viaña, además de otros más de carácter regional.

Se ha desmentido el falso trascendido de algún momento que decía que nuestro premio Nobel Mario Vargas Llosa sería parte de los invitados, y es bueno que se haya hecho el desmentido ya que era imposible traer a Vargas Llosa debido a su recargada agenda.

Todo lo que repotencie la cultura en Cajamarca debe ser avalado y apoyado por todas las instituciones más allá de los colores políticos, es por eso que a la propuesta de la FELICAJ se han sumado y se vienen sumando otras instituciones vinculadas a las artes en nuestra ciudad.

Existen varios colectivos en Cajamarca que fomentan y propician la cultura, lamentablemente muchos quedan truncos por la desidia de sus mismos miembros o por el afán protagónico de algunos de sus integrantes con respecto a los demás y acaban pasando al olvido sin pena ni gloria.

Ojalá que para este año, la feria del libro, pueda contar con la presencia de autores nacionales renombrados y de trayectoria clara como Santiago Roncagliolo o Renato Cisneros, quien fue anunciado el año pasado, pero que luego no se explicó la razón de su omisión.

La presencia de Beto Ortiz como icono de la feria fue un desacierto absoluto, si bien el periodista es un personaje polémico y farandulero, su escritura no ha trascendido y en realidad desvirtúa la esencia misma de una feria que pretende instalarse en la agenda cultural del Perú.

Cajamarca tiene escritores de gran talento que han trascendido en el tiempo y merece por lo tanto tener una feria a la altura de otras del país y del mundo que concitan el interés internacional debido a la calidad de los exponentes más allá de las editoriales que también resultan determinantes en este aspecto.

Ojalá que se sigan consolidando los esfuerzos ya encaminados y que esta FELICAJ – 2017 marque el inicio de una nueva era en la cultura como se pretendió en algún momento con los Festivales Internacionales “El Patio Azul”, lamentablemente extintos debido a los esfuerzos antisistema de algunos.