Panorama Cajamarquino

Se escenificará el Pachamama Raymi y culto al sol

Se busca que ceremonia ancestral de los Caxamarcas incrementen el turismo.

La ciudad de Cajamarca será testigo de la ceremonia ancestral, en que el Inca rendía culto al dios Inti o Sol y a la Pachamama o Madre Tierra por todas las bondades que le daban a la población del gran imperio del Tahuantinsuyo. Este gran evento que servirá para atraer aún más al turismo nacional y extranjero será el viernes 23 de junio.

Al respecto, el alcalde provincial de Cajamarca, Manuel Becerra Vílchez, informó que en dicha escenificación participarán más de un centenar de artistas y representantes de las diferentes instituciones públicas y privadas y se iniciará a las nueve de la mañana con la ceremonia de ofrenda al Sol o Inti que hará el Inca Atahualpa y su Corte.

Luego, el emperador del Tahuantinsuyo, hará lo propio con la Pachamama o Madre Tierra a la cual le hará un pago simbólico por su generosidad al dar sus frutos que brotan de sus entrañas. Acto seguido, un grupo de sus súbditos danzarán al tiempo que trillan las mieses y luego harán lo propio los “chuchos” y por último, un conjunto de clarineros entonarán melodías rindiendo pleitesía a ambas divinidades.

RECORRIDO INCAICO

A su turno, la subgerenta deTurismo, Daysi Noriega Alfaro, indicó que la ruta que seguirá el séquito del Inca Atahualpa, quien será llevado en andas por sus cortesanos, se hará siguiendo la que según la tradición usaba el emperador para desplazarse, es decir empezará en la monumental e histórica Plaza de Armas de la ciudad, justo en el centro donde ahora se erige la pileta.

Luego enrumbará por el jirón Dos de Mayo, para después continuar por los jirones Mario Urteaga y El Inca. Seguidamente irá por el Puente Amarillo hasta el Camino del Inca y finalmente llegar hasta la Alameda de los Incas en Qhápac Ñan, donde se levantan las efigies de los catorce emperadores que tuvo el glorioso Tahuantinsuyo.

En dicho lugar, los súbditos y cortesanos danzarán para glorificar a su Señor e Hijo del Sol, reafirmando su absoluta fidelidad y como dueño de sus vidas de las cuales puede decidir en el momento que él lo crea conveniente.

EL DATO

Según relatos históricos, esta ceremonia data de la época en que poblaba estas tierras la civilización de los Caxamarcas, que rendían culto a su dios Apo Catequil o el Sol, que luego los incas le dieron el nombre quechua de Inti al igual que la Pachamama o Madre Tierra. Cabe recordar, que durante los últimos 70 años del Tahuantinsuyo y durante parte del reinado de Huayna Cápac y luego Atahualpa, Cajamarca se convirtió en la sede administrativa del Imperio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *