Panorama Cajamarquino

Celendín: 46% de estudiantes viven en hogares disfuncionales

Así lo reveló un experimento social realizado en la I.E. “Nuestra Señora del Carmen”.

Celendín (Por: Eler Alcántara Rojas).- Un elevado porcentaje de estudiantes de secundaria viven solo con su madre, reveló un experimento social realizado en la Institución Educativa “Nuestra Señora del Carmen”.

El ensayo involucró a alumnas de cuarto y quinto grado de este plantel. quienes, a través de la fotografía y argumentación de textos, expresaron sentimientos y emociones sobre la presencia paterna en sus hogares.

El estudio precisó que el 54 % vive con ambos progenitores mientras que el 46 % dijo convivir en hogares disfuncionales en donde solo la figura materna está presente. Algunas causas del problema que influye -muchas veces- en la educación de los hijos, es la existencia de hogares enclenques, madres solteras y violencia familiar.

Del experimento también se coligió que el 46 % de alumnas sentía amor por su padre; 7 % bendición, 9 % admiración y 38 % refirió sentir desprecio por su padre o en el mejor de los casos ningún tipo de sentimiento hacia sus progenitores.

Las escolares argumentaron que si bien es muy importante la figura paterna durante el proceso de formación de los adolescentes, un 38 % de escolares desconocieron el sacrificio de un padre por ver profesionales a sus hijas, “pues nunca tuvieron uno” o si lo tuvieron fueron abandonadas a corta edad.

El proyecto se denominó “Papá por siempre” y fue impulsada por Laura Cachay Oyarce, docente del curso de comunicación del colegio “Nuestra Señora del Carmen”, quien tras la sistematización de resultados expresó que la intención fue “abrir espacios de reflexión sobre situaciones cotidianas y sobre la importancia del afecto paterno en la formación de sus hijas”.

Asimismo, refirió que se analizó las diferentes conductas de las estudiantes dentro del colegio para orientarlas y favorecer la comunicación en el grupo familiar, dotándoles de recursos y habilidades para un crecimiento integral y una mejor relación con sus padres.

“Si no involucramos a los padres al colegio y sus actividades, las alumnas van a la deriva, solo se llenan de conocimientos y no generamos vínculos afectivos y de interacción que ayuden a equilibrar una etapa muy difícil en cada señorita durante la adolescencia”, reflexionó la educadora.