Panorama Cajamarquino

Una policía libre de corrupción

El presidente Pedro Pablo Kuczynski expresó, como candidato y al asumir su mandato, el compromiso de luchar contra la corrupción en todos los niveles; a pocos días de cumplir su primer año al frente del Poder Ejecutivo, existen acciones concretas que muestran lo avanzado.

En ese sentido, el Ministerio del Interior al realizar un megaoperativo –junto con el Ministerio Público y otras autoridades– capturó a la banda criminal “Los Babys de Oquendo”, dedicada a la usurpación de terrenos, la extorsión y el sicariato en Lima Norte. Pero, lo lamentable fue descubrir que 24 policías formarían parte de esta organización delictiva.

Ciertamente, la captura de estos malos efectivos demuestra que atrás quedó el llamado espíritu de cuerpo, y que la Policía busca limpiar su institución; lo que demuestra una política principista, que permitirá asegurar una lucha efectiva contra la delincuencia y la inseguridad ciudadana.

Un dato a tener presente: en lo que va de la gestión del Gobierno suman 63 los uniformados atrapados como parte de los megaoperativos realizados contra el crimen, lo que demuestra una tolerancia cero con la corrupción.

La intervención policial, denominada “Impertérritos 2017”, demandó seis meses de investigación y en total se detuvieron a 61 personas, incluidos los uniformados; se allanaron 42 inmuebles y requisaron dos celdas en los penales de Piedras Gordas (Lima) y de La Capilla (Puno), en donde se encuentran los cabecillas de esta banda.

Entre los detenidos figuran tres oficiales (dos comandantes y un capitán) y personal subalterno, informó el Ministerio del Interior. También fueron detenidos dos funcionarios del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe).

La corrupción policial es una amenaza real, por eso hay que revalorar el Decreto Legislativo Nº 1291, dictado a principios de año por el Gobierno, que precisamente crea las herramientas para detectar este mal e instaurar una cultura de transparencia en el sector.