Panorama Cajamarquino

Los muertos de Conga y el olvido

Este es uno de los días que se recuerdan con amargura dentro de la historia de los cajamarquinos, día de triste recordación y día que otros prefieren no recordar y omitir para seguir secuestrando la verdad.

Se cumplen cinco años del asesinato vil de cinco peruanos, cuatro en la provincia de Celendín y uno en Bambamarca, en la provincia de Hualgayoc, con diferencia de horas. Los que murieron baleados por el ejército y la policía en medio de un estado de emergencia declarado por el gobierno de Ollanta Humala como respuesta a la oposición de la población a la ejecución del proyecto minero Conga.

José Faustino Silva Sánchez (35), Eusebio García Rojas (48) y Marcial Medina Aguilar (15), fueron asesinados en Celendín; en Bambamarca mataron a Joselito Vásquez Jambo. Las fuerzas del gobierno al ver que no sucedía ningún tipo de actos vandálicos luego de varios meses de emergencia, inventaron un ardid y enviaron a sus infiltrados disfrazados de trabajadores de construcción civil para realizar actos violentos. El resultado fue esas muertes en la que se incluye a un escolar que salía de clases.

Ante el vergonzoso y repudiable hecho, los soldados y algunos policías se pintaron con aceptil rojo y se vendaron heridas inexistentes y en el mismo helicóptero desde el que dispararon y mataron en la plaza de armas de Celendín a pobladores inermes, se dirigieron a Cajamarca “ a curar sus heridas” o su vergüenza, eso ellos lo saben en su profunda soledad.

Los asesinados no fueron políticos, no eran líderes, tampoco hombres de mal… eran gente que paseaba por la plaza y uno hasta fue un curioso que escuchó las balas y se aventuró a mirar. No era ninguno de los que pregonaban la lucha y la defensa; ellos, los pregoneros, los falsos líderes se escondieron con todos sus miedos y no salieron hasta que sus temores más atroces se remontaron.

Ahora, cinco años después, algunos de esos líderes están en el Congreso, otros estuvieron presos y la gran mayoría busca acomodarse en algún cargo en el poder. Los oficiales, suboficiales y la soldadesca fueron ascendidos y llevados a otros lugares. En Celendín se quedaron muchas adolescentes, colegialas embarazadas y abandonadas por las huestes del excomandante Ollanta quien nunca tuvo sangre en la cara para volver alguna vez a Cajamarca porque tenía sus manos manchadas.

Después de cinco años varias mujeres lloran a sus esposos abatidos sin razón. Varios hijos lloran a sus padres y madres lloran a sus hijos, hermanos a sus hermanos. Un pueblo llora a sus muertos de aquella infamia sin culpables ni castigo.  A los caídos los nombraron “mártires del agua” como si ello les fuera a dar de comer a sus hijos, a sus madres, a sus viudas…

Está claro quien perdió y quien ganó en esta guerra desigual. Hoy una conflagración de indiferencia viven los que quedaron. Otra vez se agitarán verdes banderas, se pronunciarán sus nombres y se pedirá justicia, hasta que el tiempo inexorable acabe sepultándolos otra vez, nuevamente, pero esta vez ya sin bombos ni platillos, sino en el reino infinito del olvido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *