Panorama Cajamarquino

Una ley de trabajo para jóvenes

La muerte de dos jóvenes en una galería del centro de Lima, por culpa de un empleador que los mantenía encerrados en un contenedor acondicionado como taller, debe ser severamente sancionada, pero también tiene que generar un debate serio y responsable sobre las oportunidades laborales de la juventud peruana.

El 29 de marzo pasado, el Poder Ejecutivo presentó al Congreso el proyecto de ley que promueve la contratación formal de los jóvenes, la Ley Laboral Juvenil, que hasta ahora no ha sido debatido por la Comisión de Trabajo, lo que no ha evitado que aparezcan marchas de protesta para satanizar la iniciativa, tratando de equipararla con la mal llamada ‘Ley Pulpín’, que se intentó aprobar en el anterior quinquenio.

La propuesta establece que el Estado subsidiará el pago de Essalud (9% del sueldo) de los trabajadores que contrate una empresa por los primeros 3 años, siempre que se incorporen por primera vez a un empleo formal, provengan del empleo informal, o tengan un período de desempleo de seis meses.

En opinión de los expertos, la iniciativa resulta relevante porque busca reducir la informalidad e incentivar al empleador –mediante un crédito frente a Essalud– para que incorpore a jóvenes trabajadores en la planilla.

No existe punto de comparación con la Ley Pulpín, porque no recorta ningún derecho ni condición laborales del que goza el trabajador de la actividad privada, pues, más que un régimen laboral especial para los jóvenes, es un beneficio tributario para las empresas.

Esta ley puede generar 50,000 nuevos puestos de trabajo solo en el primer año de vigencia, y no desfinanciará a Essalud, ya que el Estado le asignará 60 millones de soles para cubrir el costo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *