Panorama Cajamarquino

EDITORIAL

Lucha integral contra  la corrupción

La persistencia de la corrupción en la sociedad peruana ha causado graves daños. Ha afectado el desarrollo humano, el crecimiento económico y ha deteriorado la gobernabilidad. Los 12,000 millones de soles que anualmente se pierden por actos de corrupción, hubiesen permitido construir 72 hospitales y 360 modernos colegios, generar 200,000 puestos de trabajo y contratar a 72,000 médicos. Lo robado supera al presupuesto anual del Ministerio del Interior y a los recursos destinados para iniciar la reconstrucción por el Fenómeno El Niño Costero. La corrupción frena la lucha contra la inseguridad ciudadana y la reconstrucción del país. A pesar de ello, la tolerancia social es alarmante. Según Proética (2015), el 70% de la ciudadanía tolera la corrupción, es indiferente frente a ella o lo que es peor esta resignada a convivir con estos actos.

Frente a ese difícil panorama es necesario encontrar un rumbo para enfrentar la corrupción con la voluntad firme de las autoridades y la participación activa de la ciudadanía. Queremos que más ciudadanos, en especial los jóvenes, se comprometan con la ética pública y la prevención de la corrupción, que tengan información básica y, a partir de ella, puedan denunciar, investigar e incidir para detener la corrupción.

Es en este contexto que surge la propuesta de contar con información que permita comprender la magnitud de la corrupción y cómo enfrentarla. La Plataforma anticorrupción.pe tiene el fin de dar a conocer lo que se está haciendo desde el Estado y la sociedad peruana en materia de lucha anticorrupción, las dificultades, así como lo que está pendiente.

El caso Odebrecht y Lava Jato han puesto en evidencia que, pese a los esfuerzos, la corrupción ha seguido actuando de manera sistemática y global. Por ello, necesitamos una ciudadanía activa, vigilante de los avances de las comisiones investigadoras en el Congreso y de los procesos en el sistema de justicia. No habrá posibilidad alguna de vencer a la corrupción sin una decidida voluntad ciudadana.

El gran reto es tener una lucha integral, coordinada y permanente pues el trabajo desarticulado facilita la impunidad y hace ineficaz las medidas adoptadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *