Panorama Cajamarquino

El primer resbalón

Manchester City empató 1-1 con Everton en el duelo que cerró la segunda jornada de la Premier League. El partido fue muy peleado y mostró la vigencia de Wayne Rooney, quien anotó el tanto de su equipo con el que hizo tropezar a los dirigidos por Guardiola.

En el partido los jugadores de ambos equipos lucieron en el pecho una abeja -convertida en el símbolo de unión en Manchester tras los atentados del 22 de mayo- pintada con los colores de la bandera catalana, en homenaje a las víctimas de los ataques terroristas del pasado jueves en la comunidad española.

Con este empate ambos equipos desaprovecharon la oportunidad de situarse en el pelotón de cabeza de la Premier League, en el que figuran Manchester United, el sorprendente recién ascendido Huddersfield Town y el West Bromwich, con dos victorias en las dos jornadas disputadas.

Los locales jugaron con diez hombres toda la segunda parte. En el minuto 43 el árbitro decidió expulsar a Kyle Walker al ver la segunda amarilla en dos minutos, primero por una entrada y después por un empujón.

Dueño de la pelota y de las mejores ocasiones, el equipo dirigido por Pep Guardiola había pagado muy caro un error en el minuto 35. El alemán Leroy Sané, que jugó como carrilero por la izquierda en sustitución del brasileño Danilo, se equivocó al intentar salvar un balón de fuera de banda, dando inicio al contragolpe del Everton.

En la segunda parte, pese a jugar con un hombre menos, el City siguió dominando. Guardiola dio entrada a Sterling (45) y al portugués Bernardo Silva (71), en busca de la inspiración ante el marco rival que les faltaba a los titulares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *