Panorama Cajamarquino

¿Lo hará de Neymar?

No es Neymar, no al menos a estas alturas de su carrera. Ni el aficionado azulgrana lo verá así ni el club lo ha presentado como tal. Sin embargo, Ousmane Dembélé se antoja como el relevo, el sustituto más lógico y natural para cubrir el tremendo vacío que ha dejado el brasileño en el Barcelona de Valverde.

Rápido, ligero y con un gran cambio de ritmo, Dembélé es un regateador nato, virtud que acrecenta con su condición de ambidiestro. “Soy un jugador que encara sin descanso sobre el campo. Es importante driblar, siempre lo ha sido para mí.

Criado en uno de los suburbios de la ciudad de Évreux, Dembélé dio al salto al Rennes tras jugar en el Madeleine y el Evreux 27. Allí ya protagonizó su primer acto de rebeldía, cuando Montanier se negaba a subir al futbolista al primer equipo. Fue Mikaël Silvestre, el éx jugador del United y entonces asesor del presidente del Rennes, quien medió para que el extremo francés firmase un contrato con el club y subiese a la primera plantilla.

De ahí a la trayectoria ya conocida por todos. Un gran año en el Rennes, interés sin concretar del Barcelona antes de su fichaje por el Dortmund y finalmente aterrizaje en el Camp Nou.

A día de hoy, y según se presenta el mercado, solo aparecían un puñado de nombres que respondiesen a ese perfil de futbolista que busca el Barcelona. Di María y Hazard eran otras opciones que el Barcelona podría barajar, de no ser porque en el club azulgrana están convencidos que la mejor apuesta es el francés.

El francés, a sus 20 años, ya tomaba curiosamente a Neymar como referencia. “Me fijo en sus elecciones. Hace prácticamente todo lo correcto, la pasa cuando tiene que pasarla y dispara en el momento justo. Dribla, pero sabe igualmente no hacerlo y jugar más simple”. Ahora, caprichos del destino, es el elegido para hacer olvidar al brasileño en Can Barcelona.