Panorama Cajamarquino

Cáncer

La mortalidad del cáncer amerita una acción inmediata para lograr su detección temprana y aplicar el respectivo tratamiento que minimice las probabilidades de un deceso. La lucha contra las afecciones oncológicas es mundial y grande es el reto de la ciencia para encontrar una cura definitiva, pero hasta lograrla, el combate contra la enfermedad es permanente y en el Perú es posible gracias al impulso dado por el Gobierno con un incremento presupuestal.

Así tenemos que el Poder Ejecutivo, con ocasión del Día Mundial de Lucha contra el Cáncer, explicó que se ha dispuesto una partida ascendente a 733,239 millones de soles, dirigida de manera particular a financiar campañas de prevención temprana y revertir cifras negativas. Por ejemplo, el 75% de casos de personas afectadas por la enfermedad es detectado tardíamente, lo cual ocasiona la muerte de 30,000 peruanos cada año. No solo eso: en el país se reportan 60,000 nuevos casos en forma anual, de los cuales los de estómago y de pulmón son los que causan mayor mortalidad.

Con el aumento presupuestal se espera reforzar la cobertura nacional y beneficiar a millones de peruanos afiliados al Seguro Integral de Salud (SIS), que pueden acudir a los establecimientos de salud del país para recibir atención de promoción, prevención, y de tener un diagnóstico, recibir tratamiento oportuno y cuidados de manera gratuita. A partir de este paso, el Ejecutivo apunta a atender no solo a más pacientes afectados por cáncer, sino también a financiar intervenciones de alto costo como trasplantes de médula ósea e intervenir en casos de leucemia.

La atención se ofrecerá mediante prestadores del sistema de salud, tanto del sector público como del privado, brindándose consultas, prevención, cirugías, quimioterapias y radioterapias, en la red de establecimientos de Ayacucho, Junín, Ica, Lambayeque, Lima, Loreto y San Martín. La idea aquí es proteger y cubrir las necesidades de la población afectada por este mal, en especial a los que aún sufren de pobreza y pobreza extrema. Por tratarse de una dolencia grave, el objetivo es que nadie debe quedarse sin atención por falta de recursos económicos, así como todos deben tener la oportunidad de una detección temprana y superar la enfermedad.

Sin embargo, existen retos mayores para proseguir eficazmente el combate contra las enfermedades oncológicas, como la constitución de un banco de médula ósea porque, en la actualidad, no existe en el país ni en ninguna parte del mundo un establecimiento médico de estas características, pues más del 90% de trasplantes de médula se realiza con donantes vivos.

Este tipo de cifras parece ser solo un frío indicador estadístico de una estrategia de salud, pero en el fondo es una radiografía del gran empeño del Gobierno para contrarrestar la enfermedad. De esa manera, los esfuerzos del Perú en la lucha contra la enfermedad ya no serán aislados, sino que formarán parte de una estrategia mayor, de carácter regional, para brindar calidad de vida a la población afectada por el cáncer.