Panorama Cajamarquino

EDITORIAL – Optimización de obras

 

Medidas como el Decreto de Urgencia Nº 004-2018 se enmarcan en la conducción responsable de los macroindicadores, que se ha caracterizado por el establecimiento de un marco de políticas económicas sólidas.

En su papel promotor de inversiones y ejecución de obras, el Poder Ejecutivo emitió el Decreto de Urgencia Nº 004-2018 como medida para maximizar la continuidad de los proyectos ya delineados desde el año pasado y así proseguir con procesos como la Reconstrucción con Cambios, superar dificultades coyunturales como el caso Odebrecht y el impacto del fenómeno natural El Niño Costero, y evitar cualquier tipo de retroceso en los planes ya presupuestados.

Conforme a los alcances de la disposición legal, un total de 2 170 esquemas de inversión por aproximadamente 1 600 millones de soles tendrán la garantía de avanzar en su ejecución durante el presente período anual, lo cual favorecerá a diversos sectores como educación con 890 proyectos, transporte con 511, saneamiento con 388, salud con 161, agropecuario con 146, entre otros.

Aquí es importante subrayar que la mayor parte corresponde al área educativa. La idea principal es lograr prontamente las transferencias para el financiamiento de proyectos de inversión en este sector debido a que las clases empezarán en marzo, es decir, en menos de dos semanas, y, para ello, el Ejecutivo emitirá progresivamente otros decretos para trasladar los recursos necesarios a las obras ubicadas en las regiones y en las jurisdicciones locales, especialmente.

De esa manera, el Decreto de Urgencia Nº 004-2018 amplía el uso de operaciones de endeudamiento y de bonos provenientes del período 2017, con lo cual se complementa el financiamiento a la continuidad de los proyectos de inversión ya previsto en la Ley de Presupuesto General de la República 2018. Con la medida se asegura el ritmo en la ejecución de los proyectos, además de mantener la inversión pública en pie, porque se cuenta con recursos obtenidos gracias a operaciones vinculadas a la administración de deuda y generación de ahorros.

Al comprometer esfuerzos en la ejecución de obras, es evidente que habrá una importante inyección de recursos para que el Perú continúe en el camino de la expansión económica y siga alcanzando metas de carácter social. Basta con recordar que el trabajo desarrollado por el Estado ha merecido en más de una oportunidad elogios de la comunidad internacional, incluso de las Naciones Unidas por haber cumplido algunos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio gracias al empeño mostrado en años recientes.

Medidas como el Decreto de Urgencia Nº 004-2018 se enmarcan, precisamente, en la conducción responsable de los macroindicadores, que se ha caracterizado por el establecimiento de un marco de políticas económicas sólidas, para así sortear con éxito dramáticas caídas bursátiles, la reducción del costo de los metales y un negativo entorno económico de la región sudamericana, sin mayor perjuicio en la economía nacional.

El camino está trazado para continuar con el crecimiento. Es hora de observar esa vía en perspectiva a fin de alcanzar el estatus de país desarrollado en el Bicentenario de la República, siempre con la prioridad de atender a los sectores sociales más postergados.