Panorama Cajamarquino

Liga Contra Elcáncer De Cajamarca – Cómo diagnosticamos lesiones benignas o  malignas

 

 

Por: Pedro León Álvarez.

La biopsia por aspiración con aguja fina es el estudio de células obtenidas mediante la punción de órganos del cuerpo humano, con el uso de una aguja de pequeño calibre.

Se realiza el procedimiento después de la detección de una masa a través de métodos de imagen como ultrasonido o tomografía.

La citología de biopsia por aspiración actualmente constituye una rama separada de diagnóstico. En citología, la filosofía principal de la biopsia por aspiración difiere mucho de la citología exfoliativa, ya que esta última se centra en las células que han sido raspadas o peladas del epitelio o mesotelio.

El primer informe sobre el uso de agujas para propósitos de terapia se puede encontrar en la medicina árabe, en las escrituras de Albucasis o Abu al-Qasim Khalaf ibn al- Abbas Al-Zahrawi ya que era su nombre árabe (936-1013 A.D), médico de la corte del califa de Andalucía, Al-Hakim II.

En su famoso tratado, Kitab al-Tasrif (El método de la medicina), el libro más influyente de la medicina medieval árabe, Albucasis ha descrito las punciones terapéuticas por primera vez de la glándula tiroides, utilizando instrumentos que se asemejan a la aspiración moderna con agujas.

En 1981, Zajdela y colaboradores, en el Institut Curie, París, modifica esta técnica y ahora usa solo una aguja de calibre 23 o 25, sin aspiración. Las ventajas son que el trauma a los tejidos se reduce, la mezcla excesiva con sangre es menos común y la manipulación directa de la aguja permite una sensación más delicada en la punta del dedo acerca de la consistencia de los tejidos durante el muestreo.

El tumor se inmoviliza con una mano. Después de desinfectar la piel, y sin anestesia local, una aguja muy delgada de calibre 25 o 23 se introduce en el tumor con la otra mano. Para obtener el material celular, la aguja se mueve hacia atrás y muy ligeramente mientras está en ángulo en diferentes direcciones y a diferentes profundidades dentro del tumor antes de que esta sea retirada. Las células se separan por el bisel de la aguja y son conducidas hacia su luz por la fuerza capilar. La aguja se retira y se conecta a una jeringa llena de aire. El material celular es expulsado en un portaobjetos de vidrio, fijado, secado al aire y teñido con la coloración Grunwald-Giemsa. La punción es indolora, y el procedimiento generalmente se repite una segunda vez.

Abad et al en el Perú, al evaluar la validez de la prueba encontraron  que la sensibilidad de la citología por capilaridad con aguja fina fue de 99,55 %, la especificidad de 98,77 %, el valor predictivo positivo de 99,55 % y el valor predictivo negativo de 98,77 %.

Agenda febrero 2018:

Jueves 22: Endoscopias y colonoscopias. Consulta gastroenterológica.