Panorama Cajamarquino

COLUMNA BALCÓN INTERIOR – Canchita para llevar al cine

 

La Sala Especializada en Protección al Consumidor (SPC) del Indecopi determinó que los establecimientos Cinemark y Cineplanet ya no podrán prohibir a los usuarios ingresar a las salas de cine con alimentos propios; práctica que es habitual en estos comercios.

A partir de marzo se podrá ingresar algunos alimentos que no hayan sido adquiridos en el mismo lugar. La cláusula que impedía su ingreso a las salas fue considerada como abusiva, ciertamente los precios eran por demás elevados y eso afectaba la economía de los clientes quienes tenían que pagar precios superlativos por unos cuantos granos de maíz reventados y un modesto vaso de gaseosa.

Cabe resaltar que, según el Indecopi, el ingreso de alimentos a las salas de cine se supeditará a aquellos productos iguales y/o de similares características a los que ofrecen Cineplanet y Cinemark en sus locales, de acuerdo a los usos y costumbres del mercado. Lo que resulta bastante lógico y aceptable y es que, de no ser así no faltarían quienes acaben llevando cebiche en bolsa, papa a la huancaína y hasta pancita revuelta con el perjuicio que causará a las salas y al público.

Razones para suponer ello nos sobran, sino recordemos como quedan las playas luego de un día dominguero en el verano. O cómo quedan las plazas luego de una noche en la que se han reunido muchas personas por cualquier evento. Definitivamente nuestra cultura con el reciclaje y la basura no es la más óptima.

La determinación de Indecopi ha sido tomada con alegría por la gran cantidad de cinéfilos, aunque valgan verdades, muchos le sacaban la vuelta a esa prohibición e ingresaban a las salas de cine provistos de mochilas o carteras con grandes cantidades de pop corn y tomatodos surtidos con chicha morada.

Lo cierto es que los precios de los productos eran excesivos y el cliente no tenía la opción de elegir otros, había que contentarse con la oferta que había.

Solo se podrá ingresar con productos iguales o de similares características a los que se vendan en dichos locales como por ejemplo cancha y gaseosa, pero también otros alimentos que hoy se expenden en los cines como panes con hot dog, papas fritas, nachos con queso y hasta panes con hamburguesas.

En su fallo, la Sala precisa: “que a fin de evitar que los consumidores puedan ingresar a las salas de cine con productos alimenticios que, por razones de higiene, seguridad, u otros, causen un daño a la infraestructura del local o de otros consumidores, el ingreso de alimentos a las salas de cine se supeditará a aquellos productos iguales y/o de similares características a los que los cines venden en sus locales, de acuerdo a los usos y costumbres del mercado obviamente  no incluye cebiches ni similares.