Panorama Cajamarquino

EDITORIAL – Gobiernos regionales

 

 

La institucionalidad caracteriza al modelo democrático que practica el Estado peruano, y un ejemplo de ello es el espacio de diálogo y consenso entre los gobiernos regionales y el Poder Ejecutivo (Gore-Ejecutivo), cuyo sétimo encuentro se realizará este jueves 1 y viernes 2 de marzo para que los gobernadores puedan dialogar directamente con los integrantes del Consejo de Ministros sobre diversas acciones que impulsen el desarrollo nacional.

Este espacio se ha convertido en un instrumento imprescindible para la gobernabilidad porque refuerza la descentralización y supera, en muchos casos, los procedimientos burocráticos que por lo general pueden retardar la ejecución de obras.

Y el Gore-Ejecutivo de este año tiene una particular importancia, pues impulsará el esquema de rehabilitación de las regiones afectadas por el fenómeno climático El Niño Costero, a fin de evitar cualquier tipo de retroceso y llegar al Bicentenario de la Independencia con la infraestructura renovada y con un plan previsor de urbanidad, de tal manera que la ocurrencia de anomalías del clima carezca del efecto devastador que presentó el año pasado.

A fin de alcanzar el cumplimiento y la efectividad de los acuerdos, la Presidencia del Consejo de Ministros ha dispuesto que su Secretaría de Descentralización monitoree las citas sostenidas entre las partes, y así garantizar la suma de voluntades que afiancen la prosperidad de los pueblos del interior con la disminución de la pobreza y la generación de capacidades.

Tal como lo ha manifestado anteriormente el presidente Pedro Pablo Kuczynski, el Gore-Ejecutivo ha marcado un hito al convertirse en un dinámico mecanismo de concertación en la definición de planes de trabajo entre los 19 integrantes del Consejo de Ministros y los 25 gobernadores regionales. Así han logrado destrabar obras de infraestructura que impulsarán el despegue de los sectores agrícola y de saneamiento, además de desarrollar proyectos de prevención ante desastres naturales, ejes viales, planes educativos, entre otros temas de interés.

El Ejecutivo también ha dispuesto el diseño de otros mecanismos que aporten a una agenda común, como la instalación de la Comisión Multisectorial e Intergubernamental para el Fortalecimiento de la Descentralización, cuya finalidad es trabajar de manera conjunta con los gobiernos regionales para llevar prosperidad a cada pueblo de la jurisdicción nacional, y con ese objetivo, diseñarán una hoja de ruta con visión de desarrollo territorial, basada en factores como la predictibilidad y la oportunidad en la ejecución presupuestal de las políticas públicas.

Lograr avances en el desarrollo conjunto del país y en la consolidación de la descentralización constituye una meta compleja, pero no imposible. El ahínco puesto en el Gore-Ejecutivo nos encaminará hacia ese objetivo y consolidará los vínculos entre las instancias de gobierno para facilitar el enfoque global del Estado acerca de las condiciones de progreso del Perú.