Panorama Cajamarquino

COLUMNA LAS ÁGUILAS VUELAN MÁS ALTO Por Francisco Arroyo Cobián

Justitia et Judicium

He querido con este título latino nacido del Derecho Romano que es base del derecho mundial moderno, hacer un llamado para quienes ejercen materialmente la investigación criminal y el ejercicio de la acción penal, que muchas veces olvidan los principios de legalidad y objetividad.

Justitia et Judicium, significa justicia y equidad, que en la antigua Roma se consolidó para llegar a lo más importante cuando se aplica la ley dentro de un ordenamiento jurídico.

Luego de las declaraciones de Jorge Barata, el hombre fuerte de la empresa Odebrecht y quien diera sus declaraciones sobre dineros entregados para campañas electorales, involucró a Ollanta Humala, Nadine Heredia, Pedro Pablo Kuczynski y a la receptora Susana De la Puente, Alejandro Toledo, Alan García y a Luis Alva Castro, Keiko Fujimori y a Jaime Yoshiyama conjuntamente con Confief, Susana Villarán entre otros; todos ellos señalados , pero aún sin que la Fiscalía haya corroborado con pruebas lo manifestado.

En este quehacer de buscar pruebas que demuestren lo manifestado por el colaborador eficaz, el fiscal José Domingo Pérez dentro de sus atribuciones procedió al allanamiento del domicilio de Yoshiyama, diligencia que duró más de 18 horas y al no encontrar, según manifiesta el investigado, “ningún documento o información que lo vinculen a lo dicho por Barata, menos algún documento que tenga relación a la empresa Odebrecht o algún aporte a la campaña de Fuerza Popular”, fue detenido al hacer conocer que tenía una pistola con cartuchos que no poseía licencia. Enmarrocado fue derivado a la comisaría correspondiente como cualquier vulgar delincuente.

Y todo esto es lo que llama la atención, ya que si bien es cierto que se está cumpliendo con sus funciones, resulta totalmente incongruente que no se haya tomado en cuenta la legislación que rige para el uso de armas del tipo civil y se confunda un delito con una falta administrativa, pues correspondía a falta de licencia, la incautación del arma y la citación del caso para que se regularice esta situación, mucho más cuando el Ministerio del Interior aún no cumple con dar las directivas para el empadronamiento de armas que se encuentran en este estado irregular.

Esta detención la considero arbitraria, abusiva y deja un sabor a que hubiere una confrontación entre la fiscalía y el partido Fuerza Popular, hecho que no debe darse, pues siendo el fiscal el garante del debido proceso y que actúa con independencia y autonomía, se denota que existe una rara prontitud cuando se trata de este partido, lo que no pasa con los otros casos que hasta parece se hubiesen olvidado de ellos, como es el caso de Toledo que pasa el tiempo y no existen resultados concretos, el de Susana Villarán que no es tocada “ni con el pétalo de una rosa”.

El pueblo quiere justicia y equidad y que se actúe con imparcialidad. Que las medidas dadas para unos se den para todos y que los allanamientos sean oportunos como en este caso, pero sin desviar el verdadero propósito de la investigación. El pueblo quiere que se sepa toda la verdad y que no se blinde a nadie, en tanto se acecha a otros. El pueblo quiere que la acción de la justicia también vaya a los gobiernos regionales y municipalidades. El pueblo quiere que se erradique la corrupción que está destruyendo la moral nacional y caiga quien caiga pague por sus culpas, más no llegando al abuso y a lo anti, que polariza al país cuando la balanza de la justicia no se encuentra balanceada por la existencia de odios, desencuentros y antipatías que eso no conduce a la justicia y equidad que el momento y la realidad demandan.

(*)Exalcalde de Cajamarca, Ex presidente regional, Excongresista de la República.