Panorama Cajamarquino

EDITORIAL – Mancomunados

La presencia del jefe del Estado, Pedro Pablo Kuzcynski, en la asunción de Sebastián Piñera como presidente de Chile reafirma la excelente relación de ambos países sudamericanos y abre la perspectiva de un promisorio destino común. El dinámico intercambio comercial, los niveles de inversión y el diálogo político son la mejor muestra de ese vínculo que se ha convertido en un paradigma de integración para enfrentar junto los retos de la modernidad.

Ya en su primera gestión como gobernante de Chile, Piñera demostró su vocación por consensuar esfuerzos con el Perú para consolidar las relaciones, tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya que define el límite marítimo de los dos países. La agenda bilateral contempló nuevo retos que se han venido cumpliendo de manera satisfactoria para beneficio de la población a ambos lados de la frontera.

Por ejemplo, en el lado económico, la participación del Perú y Chile en la Alianza del Pacífico ha sido determinante para que este bloque crezca significativamente en el continente americano gracias al intercambio comercial, pese a que arrecian vientos proteccionistas en el mundo al cuestionar justamente lo que ha permitido una importante expansión de la economía en las últimas dos décadas: el libre comercio.

En el aspecto político, el Perú y Chile han activado mecanismos de diálogo. Ya celebramos un primer Gabinete Binacional en el 2017 y a fines de este año se contempla la realización del segundo encuentro de equipos ministeriales, informó el embajador peruano en Santiago, Luis Valdez Carrillo. Del mismo modo, está pendiente el Comité Permanente de Consulta y Coordinación Política, mecanismo denominado 2 + 2, en el que se reúnen los ministros de Defensa y de Relaciones Exteriores de ambos países.

Estas tratativas se presentan a nivel gubernamental, y en el ámbito local, podemos asegurar que nuestras fronteras son unas de las más dinámicas del continente. Cada año las transitan cinco millones de personas, por lo que es necesario implementar nuevos controles de seguridad y modernizar las políticas migratorias de acuerdo con los cambios mundiales.

Y en el ámbito financiero, ambas naciones tienen economías complementarias. Nuestro intercambio comercial es bastante equilibrado y llega a un promedio de 5,000 millones de dólares cada año. Lo mismo sucede con las inversiones: los capitales chilenos en el Perú bordean los 17,000 millones de dólares, mientras que las inversiones nacionales en el país del sur ya suman 11,000 millones de dólares.