Panorama Cajamarquino

7 meses de prisión preventiva para mujer que mató a hija recién nacida

 

Abandonó cuerpo de su bebé en los baños del Hospital General de Jaén.

 

Jaén.- A María Gloria Romero Correa, de 21 años, la mujer que el domingo 4 de marzo dejó abandonada en el tanque de inodoro a su bebe recién nacida, después de presuntamente asfixiarla y asesinarla con el cordón umbilical, se le dictó siete meses de prisión preventiva mientras duran las investigaciones.

En una audiencia que se postergó hasta en dos oportunidades durante este día, finalmente, alrededor de las 7:00 p. m., María Romero recibió dicha medida de parte del magistrado del Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de Jaén, Orlando Pari Gonzáles.

El Ministerio Público ha pedido 20 años de cárcel por el delito de parricidio, mientras que la defensa de la infanticida, a cargo de un abogado de oficio, sustentaba que corresponde 4 años de prisión, ya que incluso la acusada ha aceptado haber cometido el delito.

María Gloria Romero Correa llegó a la audiencia envuelta en una sábana y aún con la  medicación endovenosa en uno de sus brazos, ya que permaneció internada, en los últimos días, en el Hospital General de Jaén, a donde regresó el pasado 8 de marzo para tratarse de una infección, al parecer producto del alumbramiento sin asistencia médica.

La mujer ha sido recluida en el penal San Rafael de esta ciudad.

LOS HECHOS

El domingo 4 de marzo una mujer llegó a emergencia del Hospital General de Jaén, en donde alumbró a su bebé de sexo femenino en el baño, la estranguló con el cordón umbilical, la metió en el tanque de un inodoro y se retiró del nosocomio sin ningún remordimiento.

María Gloria Romero Correa, de 21 años, registró su entrada al nosocomio a las 6:19 a. m., luego, tras ser auscultada, trabajadores del hospital la vieron ingresar a los servicios higiénicos, en donde demoró una hora, lo que generó sospechas. Al ingresar encontraron la macabra escena.

A los pocos días María Romero se presentó en el Ministerio Público, en compañía de su abogado. Declaró que la bebé ya estaba muerta cuando nació, porque el cordón umbilical estuvo alrededor de su cuello. Su temor a que la culpen por haber matado a su propia hija y debido al fuerte cuadro emocional, decidió abandonar el cuerpo para después desaparecer.