Panorama Cajamarquino

Crean oficialmente en Cajamarca la Asociación “Andrés Zevallos”

 

Mañana 7 de abril se cumple un año del fallecimiento de Andrés Zevallos y como homenaje póstumo se ha creado oficial la Asociación que lleva su nombre. Para recordarlo, una misa se oficiará en la iglesia Belén, el sábado 7 de abril, a las 11:00 a. m.

La Asociación, conformada por sus hijos y nietos, tendrá como sede el taller del artista en Garcilaso de la Vega N° 284, en el Barrio de San Sebastián.

 

Hombre infatigable, luchador constante. Su espíritu ilumina el objetivo que se busca con la Asociación “Andrés Zevallos”, fomentar y promover la educación y promoción cultural en Cajamarca, en la región norte del país y en general en el Perú.

 

 

 

A la fecha se vienen realizando muestras de la obra del pintor en el Centro Cultural Inca Garcilaso del Ministerio de Relaciones Exteriores (marzo, 2018, Ucayali N° 391, Lima) y en la Casa O´Higgins de la Pontificia Universidad Católica (julio-agosto 2018, Jr. de la Unión N° 554, Lima).  Además de la difusión en redes sociales (https://www.facebook.com/Andres-Zevallos-De-La-Puente-Pintor-de-Cajamarca), se ha programado la producción de impresos sobre su obra.

 

Si bien Zevallos es más conocido en su faceta de pintor, fue en esencia un gestor cultural.  Preguntado sobre como quería ser recordado, anotó que lo que definía su vida era que tuvo que luchar siempre contracorriente.

 

Su trabajo como pintor lo inició recién a los 50 años, cuando la crítica de arte Elida Román le abrió las puertas de la Galería 9, en Lima, en 1979. Esta fue la primera de múltiples exposiciones en diversas ciudades del país y del extranjero (Chile, Canadá, México, Francia, Alemania) y la inclusión de su obra en  colecciones privadas de Alemania, Holanda, Bélgica, Francia, Dinamarca, Inglaterra, EE. UU., Japón, Canadá, Noruega y Chile. Nunca dejó de pintar.

 

En 1965 fue nombrado director de la Casa de la Cultura de Cajamarca, lo que luego sería el Instituto Nacional de Cultura. Emprendió entonces lo que Elida Román define como “una obra casi titánica” la restauración y puesta en valor del Conjunto Monumental (hospitales de varones y mujeres e iglesia Belén) y del Cuarto del Rescate.  Esta faceta incluyó el rescate de expresiones populares de la cultura cajamarquina con la creación de la Red de Bibliotecas Rurales y organización del Archivo Histórico Departamental de Cajamarca del cual fue su primer director.

 

Lector curioso, incansable y crítico, Andrés Zevallos tuvo también una faceta de escritor, en un país donde los lectores son raros y los escritores aún más.  Si bien lo más conocido son “Los cuentos del tío Lino” con diez ediciones ilustradas con dibujos del mismo autor, también cuenta entre su producción literaria una biografía de Mario Urteaga y una publicación que reunió a los maestros cajamarquinos del grupo indigenista, entre otros.

 

La Asociación “Andrés Zevallos” se compromete con la difusión de su obra, pero sobre todo con el impulso que lleva a preservar nuestras raíces y vivir plenamente disfrutando de la belleza.