Panorama Cajamarquino

Incremento del Impuesto Selectivo al Consumo genera diversas reacciones

 

El pretexto ha sido proteger a la población de externalidades negativas y se ha decretado, pese a que el presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, dijo ante el Congreso de la república que no aumentaría impuestos.

 

El debate ha empezado no solo en los empresarios, sino en la población misma, que como siempre será el que pague las consecuencias de esta decisión del Gobierno Central. Esta vez quienes sufrirán son los consumidores al ya haberse incrementado el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) de licores, combustibles, bebidas azucaradas, cigarrillos y compra-venta de automóviles. Por lo demás, ya comenzó a sentirse esto. Panorama presenta este informe para que los lectores se hagan un juicio al respecto.

 

NORMA YA

SE APLICÓ

 

Minutos antes de la media noche del 11 de mayo, sin esperar al debate para el otorgamiento de facultades legislativas, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) optó por aumentar la recaudación subiendo las tasas del Impuesto Selectivo al Consumo a los combustibles, bebidas, automóviles y cigarrillos.

 

El pretexto ha sido proteger a la población de externalidades negativas y se ha decretado, pese a que el presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, dijo ante el Congreso de la república que no aumentaría impuestos.

 

CÁMARA DE

COMERCIO

 

Ante esta medida adoptada por el Ejecutivo, la Cámara de Comercio de Lima, opinó:

 

– Que en momentos de crisis fiscal, es un error hacer política discrecional y de salud mediante medidas tributaria. El problema real es la crítica recaudación fiscal para lo que se debe buscar una solución integral y no ajustes parciales.

 

– La modificación del ISC en los combustibles y otros productos generaría incremento de precios de canasta familiar y contracción de la demanda interna.

 

– El incremento del ISC podría afectar la lucha contra la informalidad, la evasión, el contrabando e incentiva la falsificación o adulteración de productos que no cumplen con los estándares mínimos de sanidad y salubridad.

 

– Esta norma genera inseguridad jurídica dado que las medidas entran en vigencia a escasos minutos de su publicación, imposibilitando que el contribuyente cumpla la norma.

 

– Esto resulta más visible y drástico en los combustibles y en las bebidas alcohólicas, cuyos expendedores han debido considerar ya el nuevo impuesto en sus operaciones del mismo día en que se publicó la norma.

 

NO HUBO, NI

HAY DEBATE

 

El Gobierno ha planteado que la reforma fiscal será debatida públicamente a fin de contar con las consideraciones de todos los sectores de la sociedad; no obstante, ¿qué debate se puede generar si se publican los decretos sin ningún tipo de discusión, sustentación y mediante una publicación extraordinaria minutos antes de la medianoche y de la entrada en vigencia de la norma?

 

Hace décadas que el ISC dejó de ser una salida puramente recaudatoria, creemos que su modificación, en cualquier sentido, requiere de un análisis profundo y técnico -tal como lo propone el propio Gobierno en la solicitud de facultades legislativas- y para lo cual la Cámara de Comercio de Lima pone a disposición del Ejecutivo a sus técnicos con el objetivo de aportar con propuestas viables. Esperamos que el Gobierno dé marcha atrás y suspenda la aplicación de la norma referida hasta que no medie el debate y búsqueda de consenso que tanto se ha ofrecido a los actores económicos.

 

EFECTOS

NEGATIVOS

 

Aumento tendrá efectos negativos para el país. Gremio de Importadores y Comerciantes de Vino, Licores y Otras Bebidas, afirmó: Debido al decreto, aumentará el riesgo en la salud pública. Habrá una migración del consumo de bebidas.

 

Luego de la publicación de varios Decretos Supremos del MEF, que disponen el aumento del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) para bebidas alcohólicas, cigarrillos, combustibles y vehículos, el presidente del Gremio de Importadores y Comerciantes de Vino, Licores y Otras Bebidas de la Cámara de Comercio de Lima, Javier De la Viuda, manifestó su preocupación por el aumento de las tasas impositivas en las bebidas alcohólicas.

 

“Este aumento tendrá consecuencias negativas no solo para los empresarios del rubro, sino también para la economía del país. La subida del ISC va a producir un efecto contrario al deseado. El Estado tendrá una menor recaudación fiscal y se tendrá una migración del consumo de bebidas alcohólicas del mercado formal hacia las del mercado informal”, dijo De la Viuda.

 

30 % de bebidas alcohólicas que se consumen son adulteradas.

 

Además, comentó que el 30 % de las bebidas alcohólicas que se consumen en el Perú son informales, adulteradas, falsificadas o de contrabando. “Estudios en diferentes países confirman que un aumento del 1 punto porcentual en la tasa de impuestos indirectos sobre el alcohol conduce a un aumento del 1,8 % en la participación del consumo ilícito. A su vez, hay otros impactos negativos como un posible efecto en el aparato productivo de la industria”, precisó.

 

Por otro lado, mencionó que se debió dar un plazo razonable para poder adecuar los sistemas de las empresas y no caer en un vacío técnico legal, ya que la norma publicada el jueves 10 de mayo, rige automáticamente por lo que es imposible aplicar este aumento desde esa fecha.

 

“Como gremio, no compartimos la manera como se aprobó el decreto. La mejor forma antes de promulgar el aumento del ISC era juntarse con todos los involucrados y buscar la mejor alternativa para el desarrollo socioeconómico del Perú, a fin que no se aumenten las tasas de manera irreal, con efectos negativos en la recaudación fiscal y no se ponga en riesgo la salud pública debido al mercado informal”, finalizó el presidente del Gremio de Importadores y Comerciantes de Vino, Licores y Otras Bebidas.