Panorama Cajamarquino

OPINIÓN: La teta

Por: Pedro Aliaga Correa

Hola cajachitos (as), esto lo encontré en las redes sociales y me motivo a publicarlo a propósito de haberse celebrado el día de la madre el segundo domingo de mayo, en verdad el día de la madre debe ser todos los días, pero es un tema que no está en debate, en discusión.

La madre está unida al nuevo ser desde que lo tiene en su vientre, más aun cuando el neonato luego recibe de su madre el pecho, el seno, el chucho o la teta, los cajamarquinos más lo conocemos como chucho.

Por eso quiero poner a ustedes mi cajachitos este escrito, sin duda describe lo que en realidad es la teta o el chucho de una mujer, ha sido escrito por Juan Sola y los invito a que lo lean.

“…Molesta la teta que asoma bajo de la blusa y cae, como caen los duraznos en febrero, sobre los labios diminutos de la cría hambrienta. Molesta la cría que acaricia la teta mientras posa los ojos nuevos en el rostro piadoso de la hembra que amamanta en el parque, en el colectivo, en el cantero.

Molesta el pezón, redondo y rosado, arrugado, rebosante de leche, besado y mordido. Incomoda la teta cuando es fruta y no morbo, cuando el acto es íntimos a pesar de ser público y ningún otro que no sea hembra o cría participa.

La teta apropiada es la teta que vende lencería, celulares, autos, pero nunca la que da de comer. Qué sabe la cría de momentos apropiados para llorar de hambre. Que sabe la cría del furioso marketing que condenó a la teta a ser pública para vender, pero nunca para amar…”

Bueno pues este escrito para algunos les pareció bonito, hermoso y de juro para otros no, Sonia Sonieta comento: “Se me hace raro leer mujeres sudamericanas de países que hace mucho más calor que en España que tapen al niño para amamantar. La teta es algo más que comida, es consuelo, le calma los dolores, los ayuda a dormir, les da defensas etcétera, cuando mama un bebé te mira a los ojos, si lo tapas pierde el contacto visual y el consuelo de ver a su madre. Es un micromachismo pensar que una parte del cuerpo femenino es mala y hay que tapar”.

Por su parte Sil Leiva dijo: “Muy poético poco ético para mí. Tres “crías” he parido, jamás necesité amamantarlos en la vía pública. Aun cuando los amamanté, ya sea en mi casa con invitados o en casa ajena como invitada, tuve la discreción de colocar una toallita o pañuelo y tanto el niño como yo tuvimos un momento muy cálido sin pelar teta públicamente x más poético q podría haberse visto” .

Les gusto esto de la teta, en fin ustedes tienen la palabra.