Panorama Cajamarquino

Dame fe Señor…

El Papa Francisco anunció el domingo el nombramiento de 14 nuevos cardenales de cinco continentes, para lo que eligió a candidatos que trabajan con los pobres o de donde los católicos son una minoría, imponiendo así su sello en el grupo que elegirá a su sucesor.

Entre los elegidos por el Papa figuran el peruano Pedro Barreto, el mexicano Sergio Obeso y el boliviano Toribio Ticona. Barreto, quien ingresó a la Compañía de Jesús el 31 de mayo de 1961, se desempeña como arzobispo de la ciudad de Huancayo y antes lo ha sido en Jaén.

Aunque no significa que Cipriani tiene que dejar el cargo, porque es de por vida, si le resta protagonismo. Lo saca de su pedestal. Los peruanos vamos a recordar a Juan Luis Cipriani como aquel fujimorista a ultranza que alguna vez dijo que “los derechos humanos eran una cojudez” También lo recordaremos dando discursos en la Escuela Militar de Chorrillos y fumando sus cigarrillos mientras hacía política.

La Iglesia Católica en el Perú perdió muchos fieles debido a la posición de Juan Luis Cipriani. Aquel que dijo en una oportunidad que las mujeres invitaban a la violación por la vestimenta que usaban y por ponerse casi en una vitrina.

Así como hay personas ejemplares en la Iglesia, hay quienes le hacen daño y desvirtúan. La debilitan. Cipriani es uno de ellos, siempre confrontacional y político empedernido. Nada creció la feligresía durante su periodo, más bien las sectas evangélicas crecieron desmesuradamente y la Iglesia Católica ha sido cuestionada desde todos los ámbitos.

Para nadie es un secreto la divergencia de Cipriani con el Papa Francisco. Más allá de las formas que ambos guardan, son polos opuestos, antagónicos diametralmente. Ojala que la presencia de Pedro Barreto fortaleza las debilidades de la Iglesia Católica en el Perú.

Nos guste o no somos un pueblo católico por siglos y hemos vivido bajo ese credo por generaciones, a diferencia de las novísimas sectas que proliferan por cada esquina en donde el diezmo es una forma de vida, un modus vivendi que arrebata a los más pobres lo poco que tienen y que hasta los desposee de casas, terrenos y todo cuanto puede.

Los otros religiosos anunciados de manera sorpresiva por el papa provienen de Italia, España, Portugal, Polonia, Irak, Pakistán, Japón, Madagascar.

El Papa les entregará sus solideos escarlatas el 29 de junio en una ceremonia conocida como Consistorio. Del grupo, once tienen menos de 80 años, el límite de edad para ingresar al cónclave secreto que se convocará para elegir a un nuevo papa una vez que Francisco muera o se retire.

Los nuevos nombramientos elevarán el número de los llamados cardenales electores a 125, cinco más del límite de 120 establecido por el Papa Pablo VI para un cónclave. Francisco habrá nombrado casi la mitad del grupo desde que se convirtió en pontífice en 2013.