Panorama Cajamarquino

UN “PAQUETAZO” DISMULADO

En estos últimos días, el gobierno de Martín Vizcarra optó por incrementar el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) de varios productos, entre ellos varias bebidas con consumo alto en azúcar, licores y de los combustibles, donde estos  últimos venían experimentando alzas distanciadas durante los años 2016-2017, pero que no se comparan con las alzas durante las tres últimas semanas de manera consecutiva.

Ahora puedo afirmar que el valor de los combustibles está inflado si se considera que a pesar de la caída de los precios del barril del petróleo, el valor de éstos sigue incrementándose y que no es por causa de los problemas de la escases en los Estados Unidos por los desastres en el Golfo, ya que el Perú no importa de esa zona, sino del Ecuador.

El Banco Central de Reserva ha manifestado que importar gasolina, resulta más barato que producirlo en el país, lo cual es muy cierto, ya que la mala calidad del petróleo peruano demanda mayores costos y que sumado a las fuertes inversiones que se realiza en la nueva Refinería de Talara, serían la causa de estos incrementos, sumado a la complicidad de Petroperú que defiende proyectos fracasados y el mantener una entidad burocrática donde se pagan grandes “sueldos dorados”.

Entonces es muy importante que nosotros como país debemos tener otra metodología para el cálculo de los precios, pues estando los precios del barril del petróleo en baja y congelado, el Ministerio de Energía y Minas es el  que debe actualizar los costos, ya que los actuales benefician solo a las refinerías que compran petróleo barato para vender más caro. Urge entonces que Repsol y Petroperú apliquen las bajas pendientes antes de emitir los nuevos precios. Estamos ante un abuso de sobrevaloración.

Mencionada líneas arriba y de manera breve la problemática de los costos de los combustibles, aprecio que incrementar el ISC le resulta al gobierno la manera más fácil de obtener dinero en contra de los intereses de la población que tiene que pagar mayor cantidad de impuestos, olvidando que existen otras alternativas como ampliar la base tributaria, con la incorporación de informales como sustento de una nueva política de captación de recursos y de manera sustentable, dejando de costado medidas que afectan de manera directa la economía popular. Siendo en el 2016-2017 el ISC el 1 % del PBI, se entiende claramente la razón del Ministro de Economía y presidente Vizcarra de dar estas alzas que lograrán conseguir en breve plazo los 2 mil millones de soles que necesitan obtener.

Se ha dado un “paquetazo” económico y muchos no se han percatado y, lamentablemente se tendrá un efecto contraproducente que aparte de restar el poder adquisitivo de los trabajadores, habrá recesión económica y donde la competitividad se verá afectada, pues los productos peruanos serán más caros que los extranjeros lo que va a destruir empleos y reducir la producción.

El pueblo tenía mucha esperanza en este nuevo gobierno, esperamos mediten y cambien de rumbo que están a tiempo, que a los ciudadanos ya se nos colmó la paciencia de tener que pagar todos los “platos rotos” por la incompetencia e improvisación de malos gobernantes.

 

Francisco Arroyo Cobián, Exalcalde de Cajamarca, Expresidente regional, Excongresista de la República.