Panorama Cajamarquino

Trujillanos piden soluciones para evitar nuevos desbordes en quebradas

Ha pasado más de un año desde que ocurrió el fenómeno del Niño Costero en la ciudad de Trujillo; sin embargo, las consecuencias aún se perciben. Ante esta situación, los pobladores se animaron a expresar sus opiniones respecto a las posibles soluciones que el Gobierno Regional tiene planeado realizar.

“Considero que ha pasado mucho tiempo como para que recién se animen a decir que ya existen soluciones frente a este problema. Tienen poca capacidad como para enfocarse en un tema que es de suma importancia”

“Qué bueno que existan soluciones para resolver esta problemática. Las autoridades deben ser conscientes que las consecuencias que originó el desborde de las quebradas fueron perjudiciales para muchos de nosotros que trabajamos en estos puestos de las calles de Pizarro, porque en aquellos días tuvimos que cerrar nuestros locales por varios días, lo que significó días sin ganar dinero. Además, algunos de nuestros productos se vieron dañados”

“Que las quebradas se activen nuevamente, afectaría demasiado, en varios ámbitos, pero principalmente a la de economía, ya que la mayoría de nuestras personas son microempresarios entonces para salir de una situación así sería complicado, ya que los centros comerciales cerrarían por medidas de seguridad y los ciudadanos no podrían vender y por lo tanto no obtendrían ganancias”

“La obra que están pensando realizar el gobierno regional, no sé si será muy beneficiosa, pero si las quebradas se activan nuevamente, el daño será muy fuerte, hay muchas partes del centro Histórico que tienen riesgo de desplomarse. Nuestra cuidad aún no se recupera de los daños que causaron los huaycos del año pasado y más lamentable aun es que hasta ahora no sé ha hecho ningún proyecto que realmente valga la pena y ayude a solucionar estos problemas. Quizá si se da otra situación así las consecuencias serán peores”

Con esto podemos deducir que la preocupación en todos los trujillanos sigue latente, pues son conscientes que las consecuencias que deja un desastre natural son extremas.

El pedido de la población es que las autoridades competentes tengan más capacidad para poder enfrentar con solvencia esta problemática y poder darle una solución que se torne eficaz.