Panorama Cajamarquino

Por un mar sin plástico

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha dado la alerta. El plástico representa cerca del 90% de la basura existente en los océanos. Cada año se lanzan 13 millones de toneladas de este material a los mares. Mata a un millón de aves y más de 100,000 especies marinas cada año. Esto ocasionaría que en 30 años haya más plástico que peces en el mar.

El estudio ‘Plásticos de un solo uso: una hoja de ruta para la sostenibilidad’, de ONU Medio Ambiente, calcula que aproximadamente 5 billones de bolsas de plástico se consumen en el mundo cada año (cerca de 10 millones de bolsas de plástico por minuto).

De continuar el actual patrón de consumo y producción, se prevé que para el 2030 el mundo produzca 619 millones de toneladas de plástico por año. De esta manera, la contaminación por plásticos amenaza la biodiversidad marina, la seguridad alimentaria y la salud humana.

El Perú fue uno de los primeros países latinoamericanos en unirse a la campaña Mares Limpios, lanzada hace un año por ONU Medio Ambiente, la cual propone eliminar en el 2022 las principales fuentes de basura marina, que pueden permanecer en los ecosistemas 500 años. Hay cinco “islas” de basura identificadas en los océanos Pacífico, Atlántico e Índico, una de ellas entre Chile y Perú.

Datos del Ministerio del Ambiente (Minam) indican que el país genera cerca de 7 millones de toneladas de desechos sólidos. Solo en Lima y Callao se calcula que son tres millones de toneladas al año, 53% de desechos orgánicos y el segundo lugar de plástico, con 11% del total. En el Perú, cada cadena de supermercados distribuye al año más de 200 millones de bolsas de plástico para el expendio de sus productos.

Ante esta dramática realidad, el Estado realiza acciones para detener la contaminación de nuestros mares. El Minam presentó la campaña #MenosPlásticoMásVida, a la cual se han sumado grandes tiendas comerciales con el objetivo de generar conciencia entre sus clientes, promoviendo el consumo responsable del plástico o el uso de productos alternativos, para cuidar el ambiente. Varios supermercados se han sumado a esta campaña.

Asimismo, el 5 de junio pasado, la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología del Congreso aprobó por mayoría el proyecto de ley que propone regular el plástico de un solo uso y los recipientes descartables. Si el pleno del Congreso lo aprueba, cuando entre en vigencia la ley estará prohibida la adquisición y uso de bolsas de plástico, cañitas y recipientes de tecnopor en Áreas Naturales Protegidas, sitios patrimoniales, museos y entidades estatales. Los supermercados y comercios también deberán acoplarse a esta norma, aunque de manera progresiva y en un plazo de 36 meses desde su eventual aprobación.

Por lo pronto, hay municipios que han tomado la iniciativa para ayudar al medio ambiente. Por ejemplo, la Municipalidad de Magdalena del Mar aprobó una ordenanza que prohíbe a los establecimientos comerciales el uso de sorbetes de plástico en su distrito.

Solo el 5% de peruanos cuenta con la cultura del reciclaje, y el objetivo es aumentar esta cifra. Se han dado importantes pasos, pero aún falta recorrer más para proteger nuestros mares. Solo el esfuerzo conjunto del Ejecutivo, el Congreso y la sociedad civil permitirá que las bolsas de plástico no sean una amenaza en nuestro país.