Panorama Cajamarquino

10 REGIONES AVANZAN EN LA REDUCCIÓN DE LA BRECHA DE GÉNERO

La Cámara de Comercio de Lima ha realizado un estudio sobre la reducción de la brecha de género, Panorama hace suyo este estudio y lo publica para que sus lectores conozcan este tema ya que es cierto que las mujeres sufren discriminación salarial en prácticamente todos los países del mundo, pero ahora en nuestra mano está el reducir la brecha de género y conseguir una sociedad igualitaria.

Yolanda Torriani, presidenta de la CCL ha presentado estos datos de algunas de las regiones entre ella Cajamarca donde existen serios retrocesos en cuanto a la reducción de la brecha de género, estamos en una coyuntura electoral pues el siete de octubre se elegirán nuevas autoridades municipales y regionales, esperándose que dicen sobre este tema de género en sus respectivos planes de gobierno.

Serios retrocesos

Pero hay serios retrocesos en siete regiones, principalmente en Tacna, Arequipa y Cajamarca. Respecto de la inequidad de ingresos entre hombres y mujeres, ésta se redujo en 11 regiones pero aumentó en 13 en los últimos cinco años.

En los últimos cinco años, 10 regiones del país registraron importantes avances en la reducción de la brecha de género destacando Áncash, Apurímac, Junín y Moquegua, informó la Cámara de Comercio de Lima (CCL).

“Áncash fue la región con mayores logros en la equidad de género, mejorando siete de ocho subpilares evaluados y retrocediendo solo en uno referido a la participación en el mercado laboral”.

Precisó que, si bien la brecha de género se reduce en el Perú en algunas regiones, todavía hay una agenda que se debe impulsar a nivel de políticas de estado.

Políticas de cuotas.

“Es necesario pensar en políticas legislativas en beneficio de las mujeres, hay que estimar el impacto que tiene la política de cuotas. Las mujeres peruanas somos hábiles y fundamentales en aspectos como la lucha contra la pobreza o el emprendimiento empresarial. Hemos conquistado espacios pero debemos seguir capacitándonos, seguir disminuyendo esa brecha que nos separa de los hombres”, puntualizó.

Cabe señalar que este avance también fue favorable para Amazonas, Ayacucho, Huancavelica, Huánuco, Loreto y San Martín, los que registraron mejoras en cinco de los ocho subpilares evaluados.

En tanto en Lima, Cusco, Ica, Madre de Dios, Piura y Puno la brecha de género se mantuvo a un mismo nivel entre el 2013-2017.

Precisamente este avance de una menor brecha entre mujeres y hombres también se observa en la creación de empresas a nivel país. Durante el 2017 las mujeres fueron responsables del 52,5% del total nacional, es decir, las mujeres constituyeron 98,510 unidades de negocios, principalmente en los sectores servicios y manufactura.

Análisis

Cabe mencionar que este análisis del Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial de la CCL, se realizó bajo la metodología del Global Gender Gap Index (GGCI) del Foro Económico Mundial, considerando -para el caso peruano- el primero, segundo y cuarto pilar además de ocho subpilares de acuerdo a los datos disponibles del INEI y del JNE entre los años 2013 y 2017.

El primer pilar evalúa el ingreso laboral y la tasa de ocupación de cada género respecto a su respectiva población en edad de trabajar, mientras el segundo pilar se refiere al acceso en los tres niveles de educación (primaria, secundaria y superior) y el cuarto pilar se centra en la participación en la toma de decisiones a nivel político, es decir se incluye a las mujeres en el parlamento, ministerios y regidoras en cada gobierno local.

Regiones que retrocedieron

Respecto a los retrocesos en brecha de género el gremio empresarial identificó siete regiones. En este grupo Tacna lidera la lista al retroceder seis subpilares y avanzar solo en dos. “En esta región los retrocesos se refieren a una menor participación de la mujer en el mercado laboral, menor acceso a la educación primaria y superior, además del poco empoderamiento de la mujer en el ámbito político”, aseveró la presidenta de la CCL.

Le siguen Arequipa, Cajamarca, Lambayeque, Pasco, Tumbes y Ucayali los que retrocedieron en cinco de ocho subpilares evaluados.

Brecha salarial en regiones

Respecto a la brecha salarial entre hombres y mujeres, esta disminuyó en 11 regiones destacando Puno, Huancavelica, Cusco y Tacna. No obstante, en 13 regiones la brecha de ingresos aumentó en cinco años, principalmente en Huánuco, Madre de Dios y Ucayali.

Para la Cámara de Comercio de Lima, si bien algunas regiones registraron mejoras en la equidad de género, todavía se deben hacer mayores esfuerzos para combatir todo tipo de discriminación entre hombres y mujeres ya sea desde el sector privado o público.

“Superar esta brecha tendrá impactos positivos en el capital humano y el crecimiento económico del país, más si se toma en cuenta que potencialmente se ve afectada la mitad de la población. Sin duda también existen aspectos culturales que arrastramos como sociedad y que debemos superar contribuyendo así con la equidad y en general con los derechos humanos.

Informe de la OIT

Un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) muestra que reducir las disparidades entre los sexos de 25 por ciento de aquí a 2025 permitiría sumar 5.8 billones de dólares a la economía mundial, e incrementar los ingresos fiscales.

El estudio destaca que la desigualdad de género sigue siendo uno de los desafíos más apremiantes que enfrenta el mundo del trabajo; las mujeres tienen muchas menos probabilidades de participar en el mercado de trabajo, una vez que se incorporan, ellas tienen mayores dificultades para encontrar un empleo y, cuando lo encuentran, la calidad de su empleo sigue siendo una gran preocupación.

Asimismo, refiere que la incorporación de las mujeres al mercado de trabajo es un primer paso importante; no obstante, en 2017 la tasa mundial de participación de las mujeres en la fuerza de trabajo, de poco más de 49 por ciento, es casi 27 puntos porcentuales inferior a la tasa de los hombres.

En 2014, los líderes del G20 asumieron el compromiso de reducir la disparidad entre las tasas de participación de los hombres y las mujeres en 25 por ciento para 2025.

El informe, Perspectivas sociales y del empleo en el Mundo (WESO) – Tendencias del empleo femenino 2017, estima que si este objetivo se realizara a nivel mundial, tendría el potencial de aportar 5,8 billones de dólares a la economía global. Además podría generar enormes ingresos fiscales.