Panorama Cajamarquino

EDITORIAL | Lucha frontal contra la corrupción

Lucha contra la corrupción es una responsabilidad que compromete a todos los niveles del Estado, porque con ello se asegura la transparencia en la relación entre autoridades y ciudadanía.

El Gobierno ha ratificado su lucha frontal contra la corrupción, al anunciar el respaldo a toda denuncia que involucre actos ilícitos de malos funcionarios. El mensaje es claro: la lucha contra la corrupción es una responsabilidad que compromete a todos los niveles del Estado, porque con ello se asegura la transparencia en la relación entre autoridades y ciudadanía en toda democracia.

El Poder Ejecutivo ha puesto en marcha una política de descentralización para beneficiar hasta al ciudadano del último rincón del país, con proyectos en un trabajo articulado con sus autoridades. Este proceso no solo beneficia al país, sino que también le devuelve a la población la confianza en sus instituciones. Una confianza que puede verse afectada por actos de corrupción.

La denuncia del alcalde del distrito de San Juan Bautista, de la provincia de Huamanga (Ayacucho), Mardonio Guillén, respecto a funcionarios que le exigieron el pago de una coima para autorizar la transferencia de un proyecto de saneamiento para su localidad, puso en evidencia el accionar de malos funcionarios que se aprovechan de su cargo para beneficio personal, extorsionando a autoridades en la atención de proyectos.

El presidente de la República, Martín Vizcarra, respaldó la denuncia del alcalde Guillén y ha sido contundente en la decisión del Ejecutivo sobre este tema: “No vamos a permitir que oportunidades de desarrollo para los pueblos del Perú generen negocios ilícitos en funcionarios que se aprovechan de estas circunstancias para extorsionar a alcaldes”.

El Gobierno ha desplegado un gran esfuerzo para transferir más de 6,300 millones de soles a fin de ejecutar obras de alto impacto social a las regiones, como parte de su compromiso de hacer de la descentralización una estrategia de desarrollo integral, estrechamente articulada con sus autoridades.

Por ello la importancia de mecanismos como el Muni-Ejecutivo y Gore-Ejecutivo que ha llevado al Jefe del Estado y su equipo de ministros a visitar las diferentes regiones permanentemente para conocer sus necesidades, escuchar las demandas de su población y comprometer a sus autoridades en la ejecución de los diferentes proyectos estratégicos en favor de su desarrollo.

Este trabajo sincronizado, de permanente comunicación entre las diferentes autoridades, asegura una gestión transparente y de resultados que la población lo puede percibir. Y tal como lo ha anunciado recientemente el Mandatario, la descentralización está contribuyendo a reducir los indicadores sociales negativos como la pobreza y la desnutrición infantil.

El resultado de este proceso iniciado hace más de cuatro meses tiene que estar, necesariamente, respaldado en el compromiso de las autoridades y de los funcionarios desde el nivel más bajo hasta el más alto. Funcionarios con ética de servicio, identificados con la estrategia que su institución trabaja al servicio de los ciudadanos. Así, ayudamos a fortalecer la institucionalidad democrática, aseguramos la transparencia y combatimos la corrupción.