Panorama Cajamarquino

Critican silencio de la Cunarc ante escandalosos casos de corrupción

Chota.

El presidente del Comité de la Central Única de las Rondas Campesinas del centro poblado de Cuyumalca, José Marino Cieza Irigoín, cuestiona el silencio de la dirigencia de la Central Única Nacional de Rondas Campesinas del Perú (Cunarc-P), ante los escandalosos hechos de corrupción revelados en estos días.

 

Ello luego de la difusión de audios en los que se escucha a altos funcionarios del Poder Judicial, Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) y representantes del Congreso, comprometidos en tráfico de influencias y negociaciones.

 

“La Central Nacional (Cunarc-P) no ha dicho nada. Me sorprende que mantenga silencio ante estos bochornosos actos. Al parecer hay complicidad o seguramente está esperando que nos pronunciemos desde Chota”, manifestó el representante de la cuna de las rondas campesinas del Perú.

 

Por ello, tras calificar como lamentable para el país la posición asumida por la Cunarc-P, el dirigente formuló un llamado público a la Central Única Nacional de Rondas Campesinas del Perú a pronunciarse “porque hasta el momento han mostrado silencio, hecho que da entender que existiría complicidad con los involucrados”.

 

COORDINAN

PROTESTAS

 

Cieza anunció, por otro lado, en declaraciones a Santa Mónica Radio, que las rondas campesinas de Cuyumalca vienen realizando coordinaciones para movilizarse y pronunciarse en la provincia cajamarquina de Chota, el próximo 29 de julio en rechazo a la corrupción.

 

Asimismo, no descartó que elaborarán y remitirán una carta abierta al Congreso y a la Presidencia de la República.

 

SE ENFRENTAN

A DELINCUENTES

 

Por otro lado, el titular de la organización campesina de Cuyumalca también enfiló su crítica contra el Poder Judicial. Expresó que este Poder del Estado está practicando la injustica.

 

Señaló que muchos ronderos son sentenciados hasta con 20 y 30 años de cárcel porque se enfrentan a bandas de delincuentes integradas por personas que viven al margen de la ley. Lamento, en ese sentido, que existan “magistrados coludidos con los maleantes”.