Panorama Cajamarquino

TRAS EL BOOM DEL MUNDIAL, PYMES DEBEN CUIDARSE DEL “EFECTO REBOTE”

En los últimos meses, la fiebre del mundial no solo acaparó la atención del mundo entero y en especial de los hinchas peruanos, sino también despertó el interés de uno de los sectores empresariales más importantes y dinámicos del país: las Pymes, logrando repuntar en cifras macroeconómicas, permitiendo a muchas de ellas alcanzar una rentabilidad nunca antes lograda.

Teniendo en cuenta el descenso que tuvieron las Pymes en los últimos años y que vaticinó incluso una inminente desaparición al caer en más del 50% su aporte al PBI, con esta fiebre mundialera han recibido una especie de salvavidas económico, pero solo en algunos sectores. Y es que de acuerdo a las proyecciones del BCRP, los principales beneficiados por Rusia 2018 constituyen la industria textil, turismo, entretenimiento, servicio y comercio. Esto resulta principalmente por un boom en la demanda en cuanto a camisetas, gorros, viajes, licores, restaurantes, pubs, locales comerciales, etc.

Sin embargo, muchas de estas Pymes que hoy gozan de este auge económico, podrían sufrir del llamado “Efecto Rebote”.

“La fiebre del mundial ha permitido que muchas de las Pymes logren elevar sus ventas de manera increíble, logrando alcanzar incluso cifras extraordinarias. Sin embargo, si estas empresas no han trabajado de manera ordenada y sin proyecciones, estarán propensas a sufrir el “Efecto Rebote”, y esto debido a que solo piensan en vender más y no vender mejor. Este desorden empresarial traerá como resultado una caída en sus procesos de producción que a la larga le costará más, pues han trabajado sin pensar en optimizar los recursos”, dijo Jorge Adrianzén, CEO de Fénix Consultoría Integral.

La propuesta de Fénix Consultoría Integral, es aplicar un conjunto de estrategias que permita a la empresa poder reinventarse, lograr un desarrollo sostenido, mejorar sus sistemas de gestión y tributario; es decir, ofrece un acompañamiento constante que tendrá como resultado una sostenible, competitiva y con una definida línea de crecimiento hacia a globalización.

 “Si una empresa trabaja desordenadamente desaparecerá en poco tiempo, pero si la empresa tiene una mentalidad de crecimiento, podrá fácilmente pasar a un siguiente nivel, trayendo como resultado una mejor rentabilidad para el negocio”, Jorge Adrianzén, CEO de Fénix Consultoría Integral.