Panorama Cajamarquino

Pareja de consejero regional trabaja en hospital de Celendín

  • Consiguió contrato sin concurso previo y cobró cuatro recibos por honorarios en un solo mes.

Elizabeth Salazar Tello cónyuge de Walter Castañeda, consejero regional por Celendín, labora en el hospital de esa ciudad, pese a ser él un funcionario elegido por voto popular en el Gobierno Regional de Cajamarca.

Pero fue tal vez un error que no pudo advertir el médico Jenner Jhonathan Rosel Díaz Bazán, Director del Hospital General de Celendín en ese entonces; o tal vez fue otra maniobra del ex Director de la Red III de Salud de Celendín, médico Alan Ángeles Guevara.

Lamentablemente los documentos dicen que no solo conocían este hecho, sino que fue más bien el hecho de conocer el vínculo que unía a la Químico Farmacéutico Elizabeth Salazar Tello con Walter Castañeda Bustamante lo que hizo realidad su contratación en el Hospital General de Celendín.

Su contratación en un hospital sin concurso, con contratos sospechosamente fabricados, ya es mérito suficiente para dudar de la idoneidad de la profesional para el cargo. Se debe unir a ello el hecho de que se le contrató en Celendín, donde el padre de sus hijas es autoridad y es vox populi que el Dr. Simón Estrella Izarra, Director Regional de Salud, quien hace las designaciones en Celendín.

Y sin embargo, lo más grave no es ello. Cuando el Director de la Red de Salud de Celendín Alan Ángeles Guevara iba a ser cambiado por su explícita incompetencia, por primera vez en casi cuatro años, su reemplazante no iba a ser un acólito de Walter Castañeda; ello obligó a acelerar unos pagos a favor de la ex pareja del consejero.

La señora Elizabeth Salazar Tello emitió en solo un mes, mayo, cuatro recibos por honorarios por trabajos realizados en enero, febrero, marzo y abril. Según constan en los documentos, se celebraron contratos entre la señora y el médico Jhonathan Díaz para la prestación de servicios como Químico Farmacéutico en el Hospital General de Celendín, dichos contratos no tienen fecha de celebración.

Tanto los contratos, las actas de conformidad de los servicios, así como los informes elevados al Dr. Simón Estrella Izarra no tienen fecha de celebración, ni de recepción; aunque se hace  referencia a los meses de prestación de servicios, se sospecha que fueron fabricados exclusivamente para generar pagos por esos cuatro meses que solo Dios sabe si laboró o no.

Los recibos se crean electrónicamente y la fecha en que se generan queda en el recibo mismo. Así los cuatro recibos de mil setecientos soles cada uno, todos ellos en el mes de mayo, pero por servicios supuestamente prestados en enero (recibo generado el 4 de mayo), febrero (recibo generado el 7 de mayo), marzo (recibo generado el 8 de mayo) y abril (recibo generado el 31 de mayo). Vemos pues que en mayo la señora cobró de cuatro meses.

En momentos en que la corrupción es el principal problema del país, sería pertinente que los funcionarios involucrados y que pertenecen al partido del MAS expliquen a la población la agilidad inverosímil con que se expidieron pagos a un funcionario público con el dinero de los impuestos de todos los peruanos.