Panorama Cajamarquino

Del discurso político al populista

Por Francisco Arroyo Cobián (*)

Continúa en el panorama nacional las opiniones, interpretaciones del discurso presidencial del 28 de julio donde Martín Vizcarra dio su mensaje ante el Congreso de la República despertando inquietud, sorpresas en todos los que seguimos el discurso muy detenidamente.

En un escrito que realicé el 4 de julio daba opiniones sobre lo que tendría que hacer el mandatario para salir de ese contexto de debilidad de gobierno que presentaba y que era indispensable tome el liderazgo de la lucha contra la corrupción. Seguramente sus asesores también tuvieron la misma percepción y aprovechó muy bien el momento de la coyuntura social que se presentaba para dar un mensaje político que conglomeraba las aspiraciones de toda la población, que exigía la lucha contra la corrupción y la Reforma Judicial urgente ante los escandalosos audios que se propalaron, y dando a conocer una realidad que no es de ahora, sino de siempre y que todos sabíamos, pero que no se podían probar.

El discurso, definitivamente preparado por sus asesores ligados a la tendencia “caviar” con las ideas base del presidente, estuvo estructurado para dar a conocer que a partir de ese momento, era quien dirigiría la lucha contra la corrupción lo cual políticamente estuvo muy bien y para ganar el apoyo popular se le puso un ingrediente que estuvo demás: el populista que hace vibrar a las poblaciones, pero que a lo largo del tiempo trae problemas, mucho más cuando tiende a confrontar en lugar de unir, que atrae el aplauso popular y que podría luego convertirse en decepción, que logra que el gobernante tenga su baño de popularidad y apoyo a sus propuestas, pero que de no estar en algún momento de acuerdo a las expectativas pueden convertirse en desprecio por la propuesta  incumplida.

Al encontrarse con una tendencia hacia la baja en las encuestas, con mensajes tibios que no llegaban a la ciudadanía, los asesores optaron por aconsejar al mandatario de una propuesta que cayó en lo irresponsable y populista al  convocar para las reformas constitucionales a un referéndum que contemplaba la no reelección de congresistas, la bicameralidad, la elección del CNM y el financiamiento de partidos, que planteados por Martín Vizcarra cayeron en lo inconstitucional, pues la Constitución no le permite llamar a referéndum y no hay tal, si previamente el Congreso no aprueba la reforma. El referéndum es para ratificar lo que aprueba el Congreso y nos guste o no es el mandato de la Ley de Leyes.

Ha sido una osadía una audacia tratar de hacer que el Presidente convoque a un referéndum. Eso finalmente lo realiza el JNE, luego de haber pasado por el Congreso. Vanamente se confronta con el legislativo, sabiendo que nadie puede oponerse a una reforma profunda en el poder judicial que se encuentra corroído en sus cimientos y todos debemos coincidir en los cambios profundos en CNM, la judicatura y el Ministerio Público. Este era el tema principal que debió darse en el mensaje presidencial y no desviarse a asuntos como a la no reelección de congresistas que en este tema prioritario nada tiene que ver, mucho más cuando los congresistas reelectos no llegan ni al 20 % y es la población que se encarga de eliminarlos. Al tema de las dos Cámaras de Senadores y Diputados, que es un  tema tan debatible que se cae con argumentos falsos que sólo se tendrían 100 diputados y 30 senadores y su implementación no incrementaría el presupuesto, sabiendo que el pueblo no soporta más gastos.

Se planteó la lucha frontal contra la corrupción,  pero no se mencionó nada sobre el caso Lava Jato, Odebrecht, los progresos en la extradición de Toledo y en las investigaciones contra PPK. Me pregunto muchas veces si es que el presidente Martín Vizcarra, el Primer Ministro Villanueva no tendrán audios más comprometedores que permitan estar cediendo a chantajes de los escandalosos “audios del IDL” que tiene su propia agenda de ser gobernados por la pasión de las masas, luego del lavado cerebral mediático y nos conduzcan a lo que ya están trasmitiendo: ¡¡¡ Qué se vayan todos!!! y lograr finalmente que los radicales de izquierda tomen el poder en el 2021.

El mensaje tuvo muchos vacíos que debieron ser abordados y se evitó tocar los temas pendientes del Poder Ejecutivo, más no se olvidó citar con énfasis inusual que se profundizaría la Ideología de Género que el pueblo rechaza y que el presidente encontraría aquí, en los padres de familia una tremenda muralla muy difícil de traspasar.

Nunca olvidemos las palabras del gran Voltaire: “Aquellos que pueden hacerte creer absurdidades, pueden hacerte cometer atrocidades”.

(*) Exalcalde de Cajamarca, Expresidente regional, Excongresista de la República.